Engaño. Cuando la alumna te coge manía


El punto de arranque de la serie Engaño, de Sundance TV, tiene un retazo original. Se toma su tiempo para respirar antes de dar caña. La historia pasa en Cambridge, en el paisaje del río Cam, las bateas, los campaniles y las fachadas góticas de las Universidades, con sus claustros interiores, residencias de estudiantes, y personal vestido con chaleco y corbata. Todo empieza cuando una alumna, Rose, entrega un trabajo que no es suyo a su profesora de sociología Leah.

Leah cada vez más de los nervios

Rose es la típica alumna que temes como profesora. Mediocre, manipuladora y encima de las que se obsesionan y acosan al profesora. En la serie se da vuelta al tópico, arrancando con la premisa: ¿qué pasa si un alumno te coge manía y te busca las vueltas y además su padre ha donado un importante suma de dinero a la Universidad?

Engaño es un thriller psicológico en el que se enfrentan Katherine Kelly (la profesora) y Molly Windsor (la alumna). Gaby Hull es la creadora de la serie en la que dos mujeres se enfrentan psicológicamente, con consecuencias fatales.

Rose y Leah llevarán su enfrentamiento al extremo

La presentación del personaje de Leah nos muestra a una mujer que intenta quedarse embarazada de su marido y está con los tratamientos in vitro, con tensión de pareja. Es profesora de Sociología en Cambridge y está a punto de conseguir una plaza fija. Rose es alumna de último año e hija de un importante donante de la universidad. Cuando Rose le presenta un trabajo de Sociología demasiado bueno para ella, Leah cuestiona su autoría. Y a partir de ahí Rose se enloquece, se lo toma como un desafío a su narcisismo y como afrenta personal, minando la estabilidad de su profesora.

Como punto de arranque es inquietante. Sobretodo por el detalle extra de que Leah está colgada de un colega, un profesor negro, y después de hablar con él, se mete en los baños de chicas y se masturbaa pensando en él. Rose, su alumna, la pilla. Vergüenza. Aunque nos tenemos que creer, acepto pulpo como animal de compañía, que un profesora se meta en los baños de la facultad a jugar con su clitoris y alcanzar el clímax.

Rose y Leah tienen un mal rollo increíble.

Sin embargo más allá del punto de arranque, Leah es interesante por su incandescente frustración. Su marido, Adam, no le hace caso ni la escucha, absorto en su portátil sobre sus rodillas, así que no me extraña que Leah se masturbe pensando en su colega afroamericano. Pero Adam también tiene su corazoncito y le pregunta a Leah:

-Quieres tener un hijo conmigo?

Los roles se invierten. Es Adam el más interesado en tener hijos, y no Leah. Y cuando ella acepta el compartir genes con él, cede y se lee el trabajo de Rose: «El escándalo como criterio de poder en la sociedad actual.»

-Esta chica es un genio-dice Adam.

-Y tan genio como que no lo ha escrito ella-dice Leah.

Miniserie de cuatro capítulos. Veremos lo que da de sí.

Categorías: Cómo crear una serie de televisión, punto de arranque, Tips de guion de seriesEtiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: