El lado oscuro de surfear grandes olas. El documental «Una ola de 30 metros»


Una serie documental, con episodios de casi un hora, como «Una ola de 30 metros» de HBO, necesita contar más que la historia, vida y milagros surfistas y familiares del surfer de grandes olas, Garret McNamara. Los guionistas abren el espectro de personajes y conocemos a Cotty, a Maya, la surfista brasileña que está a punto de ahogarse en Nazaré, a Carlos, y sobre todo al místico de las olas: Rodrigo Koxa, oh surfear es vivir una experiencia que te acerca a Dios, que supera el récord Guinness de la ola más grandes jamás surfeada por McNamara.

Las olas te arrastran y te pueden causar lesiones importantes, incluso la muerte.

El lado oscuro

Obviamente, para construir una serie documental como «Una ola de 30 metros» no puedes contar sólo los momentos brillantes del surf de grandes olas, las glorias deportivos, lo guay que es Nazaré y lo tío enrollado que es McNamara. Eso no se sostiene a nivel de guión, por muchos planos espectaculares que tengas.

En el episodio 4, la serie documental da un giro de guion para contarnos el lado oscuro de surfear grandes olas hasta el punto de que Garret, Cotty, y otros surferos se pregunten: ¿realmente hacer esto vale la pena?

Se nos narran las heridas, lesiones, y experiencias cercanas a la muerte de Garret y compañía, se nos cuenta el dolor, la depresión, la inconsciencia, las graves heridas en la espalda, el nervio ciático, la cabeza de los protagonistas. Se nos habla de su estrés postraumático después de ser arrastrados por una ola gigante y haber estado a punto de ahogarse, se nos relata el trauma y la depresión, el terror que sienten, los días inmovilizados en la cama, el miedo a morir, los que tienen familia, el miedo a no poder a volver surfear, los más locos. Ahí, en ese punto, es donde cobra profundidad la serie documental «Una ola de 30 metros».

Nazaré se descubre como pueblo surfero por excelencia gracias a Garret McNamara.

Todo empieza, en Nazaré, cuando Maya, una surfista brasileña, está a punto de ahogarse cuando una ola gigante la sepulta. Se produce una reacción de cero empatía en sus colegas masculinos, ah, que se quite de ahí, esto es demasiado peligroso para una mujer. Como dice Maya frente a la cámara:

-Me gustaría que hubiesen dicho mis compañeros: ponte bien y recupérate pronto.

Garret se apunta al torneo Mavericks en California, y una gran ola lo machaca, y le fractura el hombro: dolor, y ganas de suicidarse, depresión, problemas matrimoniales y la posibilidad de no volver a surfear en la vida.

Pero él quiere volver a Nazaré. Además, está el tema económico, implícito en el documental, porque toda la familia de Garret vive de eso. Los surfistas viven de los patrocinadores y para eso deben conseguir resultados. La máquina no se puede parar o no entra el dinero. No es sólo la pasión por el surf, es también un trabajo.

La cara oscura de su personalidad

De repente en «Una ola de 30 metros» muestra la sombra, la cara oscura de la personalidad de McNamara: su terquedad y su temeridad, su locura, sus bajones y subidones, cómo no puede parar ni descansar, tiene que ir a surfear en Indonesia, dónde se está recuperando de su accidente y pasando unas vacaciones con su familia.Como dice Nicole, su mujer, no sería Garret sino se largara a surfear a G. land donde se rodó «El verano interminable 2», donde Garret se hace una herida en la cabeza y se rompe el pie.

Además Garret, de vuelta a Nazaré donde le operan el pie, como no le operen, no volverá a andar, le dice su médico, se siente presionado para volver a surfear olas gigantes del Atlántico. La gente le para por la calle, y se hace selfies con él, el alcalde está encantado de que Nazaré sea visible ahora en el mapa, y los patrocinadores quieren nuevas gestas deportivas.

Esas broncas matrimoniales, esos momentos de miedo y dolor, vulnerabilidad de Garret McNamara son los mejores instantes de la serie documental. Porque, en ese momento, es cuando conectamos con Garret McNamara como ser humano, hecho del mismo barro que nosotros.

Lo más interesante de «Una ola de 30 metros» no es cuando Garret McNamara consigue el récord mundial al surfear una ola de 30 metros. Lo más interesante es lo que pasa después.

Puedes ver «Una ola de 30 metros» en HBO.

Categorías: documentales, documentales de HBO, hbo, mejores documentalesEtiquetas: , , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: