“La asistenta”, la nueva serie que ha estrenado Netflix, cuenta una historia dramática pero también contiene un humor negro y surrealista, humor puro y duro, nacido de la vida misma, que te hace germinar una sonrisa mientras se te encoge el corazón. La joya oculta de Netflix.

Las dos fuentes de las que mana el humor de la asistenta provienen del personaje de Paula, la madre de Alex, interpretado por Andie McDowell en el mejor papel de su carrera, y del personaje de Danielle, interpretado por Aimee Carrero, un actriz con una vis cómica antológica.

Mientras Alex se dedica a limpiar casas para sobrevivir y cuidar de su hijo lejos de su perla de marido, se cruza con Paula, su madre, maniaco depresiva, quien se cree una gran artista y es sólo que está en estado maniaco. Divertidísima es la trama en la que Alex y Paula van a buscar sus antiguos muebles, y las primeras esculturas de Paula, a casa de un antiguo novio de Paula. La joya oculta de Netflix.

La joya oculta de Netflix
Andie McDowell y Margaret Qualley son madre e hija en la vida real.

En su delirio, Paula cree que un galerista famoso se ha comprometido a hacer una exposición con su obra. Así que rescata, con la ayuda de su aturdida y exhausta hija, un obelisco que ha creado, al que su ex llama “la gran polla”. Y es verdad, el obelisco parece una gigantesca picha dorada, con sus huevos incluidos. Un despropósito descacharrante, que tiene su choque de realidad, su jarra de agua fría cuando madre e hija llegan a la galería. La joya oculta de Netflix.

Humor es igual a verdad más dolor

El otro personaje que dinamiza las tramas cómicas es Danielle, la amiga graciosa y descarada, echá p’alante, que se echa Alex en el refugio para mujeres maltratadas. Como personaje, Danielle cumple una doble función: por un lado sirve de detonante para que Alex se ponga en marcha y salga de su tristeza y bloqueo, por otra, aporta una genial vis cómica a la serie.

La joya oculta de Netflix
Hay mucho humor negro y natural, de la vida misma, no forzado, en “La asistenta”.

Cuando Regina, la dueña de una mansión que Alex ha limpiado, arrogante y cruel, no quiere pagar a la chica, Danielle la incita que vayan a ver la mansión que está a la venta y que cojan algo que equivalga al dinero que le deben a Alex.

El resultado es una trama llena de humor y frescura en la que la poderosa personalidad de Danielle nos hace partirnos de risa.

Qué pava.

Danielle, una amiga para los tiempos difíciles, que se pone el mundo por montera pese a vivir en un refugio para mujeres que han sufrido violencia machista.

Puedes ver “La asistenta” en Netflix.

La joya oculta de Netflix.

Si te ha gustado el post, compártelo. Te lo agradezco porque me ayudas mucho.

La joya oculta de Netflix

Si quieres saber más de mí, curiosea mi Twitter.

Leave a Reply

WordPress.com.

%d bloggers like this: