«La asistenta»: el valor del dinero


Decía la escritora y creadora de Harry Potter, J.K. Rowling que era contraria al célebre tópico acerca de que el dinero no tiene importancia en la vida, porque, cuando era una madre separada y en paro, a cargo de su hija bebé en Edimburgo, una vez, en el supermercado, no pudo comprar una lata de guisantes porque le faltaban unos pocos céntimos. Rowling tampoco podía permitirse hacer fotocopias de su manuscrito del primer libro de la saga Harry Potter y debía mecanografiarlo a máquina en una biblioteca pública cada que quería hacer un nuevo envío de su novela. Es muy parecido a lo que le pasa a Alex.

En la serie «La asistenta» está muy presente el valor del dinero, porque conseguir dinero o no es la brecha que separa a Alex de su independencia, su puente a su nueva vida lejos de la dependencia económica de Sean Boyd, su ex marido maltratador, quien ejerce violencia psicológica contra ella.

Maddy y Alex Russell solas ante el mundo, con un vínculo madre e hija extremadamente fuerte.

La independencia y crecimiento personal de Alex también implica, por supuesto, pedir ayuda profesional, hacer terapia psicológica, cuidarse a sí misma, y aceptar su pasado y su presente, y sobretodo amarse a si misma y dejar de estar tan pendiente de los demás.

Precios impresos

En «La asistenta», cada céntimo cuenta porque, en la perra vida de un mujer pobre como Alex Russell, unos pocos céntimos suponen la diferencia entre comprar una lata de guisantes en el supermercado o no, tener o no tres dólares suponen echar o no gasolina, y contar o no con un bono de transporte para el ferry significa ir a trabajar a Fisher Island para limpiar las casas de los ricos o no.
«La asistenta» exprime bien la técnica de imprimir los precios de lo que Alex Russell gasta, de lo que cuesta lo que quiere comprar para su hija sobre todo, descontando el dinero que gasta, contando el dinero que gana limpiando casas, vemos a qué cantidad asciende su presupuesto mensual y cómo se va descontando el dinero cada vez que hace la compra en el supermercado, echa gasolina a un coche que le ha prestado su amigo Nate, o coge el ferry o compra productos de limpieza, o si se tiene que pagar un desayuno

Lo maravilloso de la serie es también su estilo realista, práctico, cotidiano, doméstico, que se empeña en relatar lo que cuesta cada cosa, lo increíblemente difícil que es sobrevivir si no tienes ayuda y …dinero, por supuesto.

Poderoso caballero es el dinero, dijo Quevedo en el siglo XVI.

Lo es.

En el primer capítulo uno de la serie vemos de qué manera tan diferente viven los ricos y los pobres. La primera casa que tiene que limpiar Alex para «Maid Value», la empresa para la que trabaja , es la Regina, una abogada de prestigio, quien le ordena -entre otras tareas, por supuesto- vaciar la comida su nevera: fruta, vegetales, hortalizas en perfecto estado porque a su vuelta de un brevísimo viaje «puede oler».

Minutos después Alex se desmaya de hambre. No ha comido nada en más de un día.


Margaret Qualley, la actriz que interpreta a Alex Russell, establece una conexión emocional increíble con su hija Maddy.

Así que queda clara la intención de los guionistas, que han basado sus guiones en la novela autobiográfica de Stephanie Land, de que el dinero importa, vaya si importa en esta historia de maternidad, precariedad y maltrato

La gilipollez que dicen los ricos de que el dinero no da la felicidad, de que el dinero no importa …lo dicen porque lo tienen y no lo necesitan, nunca lo han necesitado.

Puedes ver «La asistenta» en Netflix. No te la pierdas.

Categorías: Cómo crear una serie de televisión, las mejores series de netflix, netflixEtiquetas: , , , , , , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: