Amor Atávico 2


Nadie me abre como tú

Nadie me abre como tú 

con manos delicadas de lluvia 

sin pudor. 

Nadie me escucha como tú 

en la blanca madrugada 

de la vida varada en su revés. 

En la hora de la vuelta a casa. 

En la alegría de un taxi de ida.

En la llamada inesperada

en un lunes con alma de sábado. 

Todo eso recordaré después del obsesivo olvido. 

Todo eso recordaré después de la callada muerte.

La memoria de los días contenida 

en el roce de tu mano.

Categorías: Amor atávico. Poesía, historias de amor, PoemasEtiquetas: , , , , ,

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: