“Showtrial”: una tensión ascedente

El capítulo dos de la serie “Showtrial” consigue mantener una tensión ascendente y mantiene el buen sabor de boca que nos dejó el capítulo piloto. La incendiaria interpretación de Celine Bunks que interpreta a la descarada, vulnerable, y desagrable Talitha, logra lo imposible: que empaticemos con ella. El punto de vista es original: el de Talitha, la principal acusada del asesinato de su amiga Hannah, junto al de su abogada, Cloe.

Por supuesto, los roles están invertidos. Y los guionistas de World Productions logran que la inspectora encargada del caso, Cassidy, no nos caiga bien por su estilo agresivo y voraz. Aunque, claro, hay un caso de una chica asesinada en juego.

Los guionistas siguen hilando fino también con las injusticias de clase,y uno de los inspectores empatiza con la madre de la víctima, con quien comparte orígenes obreros, que nos abisma en su dolor por haber perdido a su hija tan trágicamente.

Trama personal y policiaca

El cambio de foco sobre el sospechoso, ahora Dhillon, ahora Talitha, es un recurso clásico en el thriller, así como los obstáculos en la investigación policial que hacen descartar sospechosos para luego reengancharlos, son recursos clásicos del thriller.

Desde el punto de vista del guion, se profundiza aún más en la relación entre Talitha y su abogada, Cloe, columna vertebral de la trama personal, más allá de la trama policiaca, noir, que se estrecha cada vez más y más.

En capítulo 2 hay que justificar muy bien un paso de la trama cuando Cloe invita a su clienta a quedarse en su casa tras ser liberada, acto no muy ortodoxo desde el punto de vista de la deontología profesional. Para que Cloe decida dar semejante paso hace falta en la trama que Talitha se desmaye y se golpee en la cabeza porque tiene una afección, al salir de la comisaría. Cloe se apiada de ella, además verbalizando mediante el siguiente diálogo, la decisión de invitarla a su casa:

-No puedes volver a tu casa, Tlitha. Te estarán esperando un enjambre de periodistas.

Tensión de clase, sexo, política para una serie de la BBC que ha atrapado a Inglaterra, y a mí también, por su buen hacer. Sin duda la serie explora la idea de si la verdad importa o no, en un juicio que tiene enganchado al país.

¿El veredicto se basará en lo que realmente pasó o en la idea que se haga el jurado de la acusada? Esa es la potente premisa de “Showtrial”, una serie que merece la pena ver en Movistar +.

Vamos a ver cómo evoluciona la ficción británica y si logra mantener la atención sin excesivos trucos.

Si te ha gustado el post, compártelo con alguien que también los disfrute. Te estoy muy agradecida.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

Leave a Reply Cancel reply