“Crímenes”: el pacto diabólico de Brito y Picatoste

Brito y Picastote: un pacto diabólico

Ya se han estrenado los nuevos capítulos de la serie documental de “True Crime”, “Crímenes” de Carles Porta. Dos de ellos tratan la fuga de Brito y Picatoste, un preso y su cómplice, un ex preso, amigos, quienes tuvieron en vilo a toda Cataluña, con disparos a mossos de esquadra (a uno lo dejan en una silla de ruedas) asesinato de una chico y violación de una chica. Brito y Picastote: un pacto diabólico

El inicio es escalofriante, más propio de la ficción que de un caso real: dos Mossos d’Esquadra custudian a un preso de Ponent en el hospital de Vilanau. De repente aparece un individuo, Picatoste, que los dispara liberando a su amigo. Con un coche robado huyen a los bosques de Cendanyola y se atrincheran allí poniendo en jaque a los cuerpos de seguridad del Estado.

Brito y Picastote: un pacto diabólico

Brito y Picatoste se han conocido y hecho amigos en la cárcel. Sobre Brito pesa una condena larga, 30 años, por robo con homicidio. Sin embargo Picatoste está libre, ex toxicómano, tiene SIDA, ya ha cumplido su condena por robo para pagarse su adicción a las drogas. Resulta incomprensible que se metiese en una movida semejante, sólo para sacar a su amigo de la cárcel.

La serie documental mantiene su identidad: poca reconstrucción, solo cuando es necesaria, plano fijo de presentador sobre los entrevistados que saben hablar bien y construyen el relato, ambiente minimalista, planos cenitales de dron, y archivos de la policía: cámaras en la calle, audio telefónicos, fotos y vídeos. Hay que recordar que son casos condenados y el colofón son siempre las imágenes reales del juicio a los acusados.

Tras la huida hacia adelante de Brito y Piactoste, se crea una alarma social. Dos hombres muy peligrosos están libres y mantienen en vilo a Mossos d’Esquadra. Además se da la circunstancia de que el cuerpo. recién creado se ve cuestionado porque esta fuga se une a otras fugas de presos, y los Mossos tienen un ratio más elevado que el resto de España.

Brito y Picatoste se emboscan en la montaña y ponen un jaque a la policía. La gran pregunta es: ¿Cómo un preso que ya está libre ayuda a otro preso a fugarse y se condena a sí mismo?

Mientras que Brito es un psicópata, Picatoste es una persona vulnerable, perdida en la vida, que se metió en las drogas y se arruinó la vida.

Picatoste está enamorado de Brito. En la cárcel, Brito le enseñó artes marciales, y según él, le sacó de la depresión y la soledad. Lo hace por su amigo.

Brito y Picastote: un pacto diabólico

“Crimenes” no amarillea y mantiene el rigor periodístico, un respeto por las víctimas y una capacidad para contar bien una historia de la crónica negra española, sin buscar el morbo y la cloaca a toda costa.

A veces a los episodios les sobran minutos, como en el caso de los tres capitulos de la huida de Brito y Picatoste. Hay una clara línea roja a la hora de escoger los contenidos para desarrollarlos audiovisualmente: son casos ya juzgados y condenados, no se escogen casos abiertos ni en investigación, no se especula con lo que pasó.


Brito y Picatoste, un pacto diabólico.

Nuria Verde

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

Leave a Reply

WordPress.com.

%d bloggers like this: