La mejor fiesta del mundo II

Sinopsis

Málaga 82Sara Rojas es una adolescente que no tiene amigos. La novela relata la historia de Sara y Margarita, alumnas de BUP en la “insignificante” ciudad de Málaga hace cuatro décadas. Margarita es extrovertida, popular y ha estado con innumerables chicos, pero encuentra su vida exasperantemente aburrida. Sara, por el contrario, es tímida y no ha conseguido tener ninguna relación desde que se mudó con su familia a Málaga hace un año. La mejor fiesta del mundo II. Málaga 82. 

Capítulo 19

Pablo vivía en el Limonar, la zona más pija de Málaga. Tenía un casoplón con un jardín fragante y sedoso bajo la noche azul. Estaba justo enfrente de la discoteca Lemon, que haciendo honor a su nombre, tenía una rodaja de limón gigante de neón en lo alto, que irradiaba un amarillo fosforito que perforaba la oscuridad nocturna y atraía magnéticamente a las polillas.

Llegué aterrorizada a la fiesta, con un tembleque en el corazón que me afectaba a todo mi ser, rumiando mil excusas para no empujar la cancela del jardín, pero ¿qué hago yo aquí? Pablo no me ha invitado, lo voy a pasar fatal, se van a meter conmigo, voy a ser el hazmerreír de la fiesta, lo voy a pasar fatal, hasta que le dije a la voz de la valquiria negra que atormentaba mi cabeza:

-¡Cállate! No puedo más contigo. Voy a entrar en esa fiesta, ¿entiendes? Aunque sea lo último que haga en la vida.

El jardín estaba decorado de espumillón de Navidad y globos rosas y púrpura atados con cordeles a los troncos de los árboles, velitas encendidas en los escalones de la escalera de piedra que ascendía hacia la entrada. Pablo se lo había currado.

En el salón atronaba ·Take on me”. El chalet era una apología absoluta del grupo A-HA, porque había posters de los tres músicos de Oslo por todas las paredes.

Entré, al borde del paro cardiaco y busqué alguna cara amiga pero no encontré ninguna.

Para que los demás no se dieran cuande de que estaba desplazada, y no tenía amigos ni nadie con quien hablar, simulé tener una dirección a la que ir, fingí tener una cosa urgente qué hacer, y así, aparentando una seguridad que estaba muy lejos de sentir, me recorrí la planta baja del salón admirando las facciones agraciadas de Morten Harket.

Había gentío, barullo, y botellas de whisky, ginebra, coñac, ron negrita, ponche, coñac Soberano, vino, y cerveza, Coca Cola, Fanta de naranja, Fanta de limón, Trinaranjus, Bitter Kas, cuencos de aceitunas y patatas fritas por todas las mesas.

Yo no sabía dónde meterme. Me sentía como un pulpo en un garaje.

El flipante riff de sintetizador de Magne: nanan- nana-nananannanananana…..

We’re talking away
I don’t know what
I’m to say I’ll say it anyway
Today’s another day to find you
Shying away
I’ll be coming for your love, okay?

Pero, a mi terror le impuse valor. Y aparentando una gelida elegancia, una descuidada indiferencia, como si el mundo me importara una mierda, silenciosa y serena, busqué a Margarita con la mirada.

¿Dónde estaba Cenicienta? ¿Por qué no la veía? ¿Me estaría buscando ella también?

Take on me (take on me)
Take me on (take on me)
I’ll be gone
In a day or two
.

So needless to say
I’m odds and ends
But I’ll be stumbling away
Slowly learning that life is okay
Say after me
It’s no better to be safe than sorry.

Ah, qué genial es estar enamorada. No necesitas nada más en el mundo. Ya eres feliz con lo que tienes, y esa dulce euforia te hace volar por encima de las mezquindades y oscuridades de la vida. Nada te importa salvo ella, que te parte en dos.

Entonces la vi. Caía la luz de la lámpara de araña del techo sobre su pelo suelo y rizado color coñac. Estaba guapísima. Con esa dulce expresión en sus facciones de despiste cósmico.

Oh Margarita, gracias Dios mío por haber puesto a esta criatura sobre la tierra y haber a esta pobre infeliz, feliz.

El corazón se me paró. De repente, Pablo la abrazó y la besó. Y ella le correspondió. La música se apagó. Y una pena muy grande me punzó.

¿Qué me había creído? Margarita estaba enamorada de Pablo y Pablo de Margarita. ¿Cómo había podido albergar unas esperanzas tan delirantes? Estaba loca perdida.

En el salón, el silencio absorbió el ruido. Empezó a nevar.

Nací en Madrid, en 1971. Soy licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense. Trabajo como periodista en Televisión Española. También he trabajado como guionista en diferentes series de televisión (Cuatro, Canal +, Telecinco). Así mismo, soy autora del libro Cómo crear una serie de televisión (T&B Editores, 2007) y de la novela El verdadero tercer hombre (Ediciones del Viento).

En 2010 dirigí un corto, Terapia, que fue nominado a los Premios Goya.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

Y no te olvides de seguirme en Instagram.

Deja un comentario

WordPress.com.

A %d blogueros les gusta esto: