Category Archives: Cómo crear una serie de televisión

Tips de guión, consejos del libro COMO CREAR UNA SERIE DE TELEVISIÓN de Gonzalo Toledano y Nuria Verde (Ediciones T&B)

Ver Los Soprano online

Cuando hablo con mi madre el domingo, me dice que está volviendo a ver “Los Soprano” con un ánimo placentero y reconfortante de volver a disfrutar de la ficción que ya, en el pasado, le dio una vida de escape y momentos de entretenimiento y reflexión, un universo del que nunca se cansa.

En este blog, podéis ver “Los Soprano” online, concretamente, podéis disfrutar del capítulo 5 de la sexta temporada en español.

Sin duda, para mi madre es una serie que ha ido siempre LA GRAN SERIE. ¿Por qué es una gran serie? Porque lo tiene todo: guion, actores, dirección, originalidad, calado, humor, diversión, diálogos y situaciones muy grandes. Lo único que no me gusta es cuando Tony se mete en uno de sus sueños y dura todo el capítulo. Coñazo.

En una entrevista que le hicieron a David Chase, el creador de la ficción, aseguró que necesita ayuda psicológica, necesitaba terapia y fue la razón de escribir “Los Soprano”: para liberarse de ser el hijo de su madre. Deprimido, dormía 18 horas al día, escribir la serie fue un desahogo psíquico.

La primera imagen que le vino al guionista italoamericano fue la de un plano cerrado de Tony Soprano abriendo los ojos para fijarse en una estatua que pertenece al mobiliario de la sala de espera de la psiquiatra-psicóloga doctora Melfie.

Pero la necesidad, la motivación de Chase era limpiarse mentalmente de su relación disfuncional, enferma, con su opresiva, y dominante madre. Tony arde de rabia mientras espera su turno para ser escuchado en una hora de terapia.

Capítulo 5. Sexta temporada de “Los Soprano”. Primera parte.

“Tony Soprano está demasiado gordo. Es demasiado directo. ¿A quién le importa Nueva Yersey? Ya conozco a esos tíos”, cuenta Chase imitando a uno de los productores que rechazó “Los Soprano”. No es lo suficientemente distópico, todo es distópico ahora y esta historia no lo es”.

Ja, ja, ja.

En realidad nadie sabe qué lo va a petar en televisión.

Tampoco el por qué.

Chase dice que los ejecutivos de las cadenas compran un piloto y, a los dos segundos, lo odian. Por ejemplo, esos tipos trajeados, de vanidad hipertrofiada, odiaron “Seinfeld”.

David recuerda cómo era el frenético, intensísimo ritmo de escribir “Los Soprano”, un ‘tempo’ muy parecido al del periodismo, por el hecho de tener una fecha límite. Al borde de la histeria y la adrenalina. Pero funcionaba.

-Antes me quejaba pero ahora lo echo de menos-dice Chase.

Sin embargo también había conflictos, malestar emocional. “James Gandolfini estaba harto de mí y yo de él”.

En medio de la tempestad, nos queda el consuelo de que nosotros nunca nos hartaremos de “Los Soprano”.

Segunda parte del capítulo quinto de la sexta temporada de “Los Soprano”.

Nuria Verde, la autora de este blog, con su hijo Gonzalo, en El Retiro (Madrid)

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

Personajes principales en series de televisión

Akiva Shtisel se quedará en nuestro corazón para siempre por su humanidad.

Ya tenemos la idea de nuestra serie, hemos escrito el título, el pitch, el arranque. Pero ojo ojito. Decir hemos escrito quiero decir que nos hemos sentado, nos duele el culo, nuestra cabeza hecha humo y hemos escrito. Para llevar acabo esta tarea, es esencial no autoengañarse. No pasemos de un epígrafe a otro como quien oye llover.

Cualquier proceso creativo necesita concentración y tiempo, paletadas de tiempo, volquetes de tiempo. Práctica, práctica, y más práctica porque el arte de la ficción es el arte de práctica.

Es imposible que una guionista no haya sentido alguna vez el complejo de Dios, el poder absoluto, omnisciente, omnipresente. Se trata de una labor situada en los márgenes, mágica, que consiste en crear vida desde la nada para pupilas ajenas.

Akiva, el capitán Frank Furillo, el detective Starsky, Alf, Tony Soprano, Angela Channing, Kevin Arnold, teniente Colombo, Blanche Deveraux, Baretta, Cagney, Charles Ingalls, Sam Malone, Curro Jiménez, Steve Urkell, Ricardo Tubbs, Blake Carrintong, J.R, Don Draper… Son hombres, mujeres, extraterrestres y coches pero también son personajes principales en una serie de televisión.

Son, en definitiva, los verdaderos protagonistas de las ficciones que más amamos y más nos hacen disfrutar.

Los protagonistas son las caras de las series, factores identificativos y de arrastre de la espectadora. Los personajes principales centran y focalizan el interés de las ficciones.

La vida es una gran fuente de personajes. Por ejemplo, David Chase creó a Livia Soprano basándose en su madre que era “una mujer manipuladora pasivo agresiva que siempre se hacía la víctima y estaba al borde de la histeria”.

Chase creció en Nueva Yersey, y observó a personajes de la mafia mientras era niño. Sus dinámicas familiares las trasladó a Tony y compañía.

En “Los Soprano”, los gansters no son psicópatas -excepto un par de ellos- y es esa fusión entre autobiografía de una familia enferma psicológicamente, y ala vez, tan normal, junto con los problemas de depresión que tuvo Chase, juntos a sus sesiones reales de terapia, con el ingrediente de la mafia, la que hace que la receta de la serie funcione.

-Sino sería insoportable de ver-dice mi madre que vive sola en Málaga y se está volviendo a ver por enésima vez todas las temporadas de “Los Soprano”.

Carmela es el personaje que más le interesa, y Tony le parece un buen padre a mamá. Pero odia al hijo del matrimonio, Anthony.

-Menudo niñato impertinente, insoportable. No hay quien lo aguante-cuenta mamá que, en su soledad, ha recuperado un placer antiguo al ver una y otra vez las series más clásicas de la televisión. “Los Soprano” no envejecen, solo envejecemos nosotros.

Pero no sólo la vida es fuente de inspiración a la hora de crear los personajes de una serie de televisión. También pueden cobrar forma a través de una fantasía como Don Draper en el caso de Mathew Weiner, al que su subconsciente liberó y dio forma en un momento de crisis de la mediana edad, de crisis existencial del creador de “Mad Men“. Draper era todo lo que quería ser, queería hacer, y además llevaba sulado oscuro, su creatividad. toda la negrura que no salía flote en su vida real.

Ver “Ally McBeal” online

Ally McBeal es una joven independiente pero insegura, inteligente pero neurótica, una romántica y soñadora abogada que por por puro azar empieza a trabajar en un bufete de abogados, donde también trabaja Billy, un ex-novio al que nunca olvidó. El problema es que Billy ya está casado, y, además, su esposa también trabaja en el despacho, un singular bufete donde todos comparten un baño unisex. 

Primera temporada interesante. Bastante imaginativa para la época, fantasías, vídeos virales, interludios musicales.

No estaba entre mis favoritas. Sólo para fans y nostálgicos.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

Si compartes el post, me ayudas mucho. Gracias, gracias, gracias….

El colocón lisérgico de conocer a Jesse Pinkman. Ver el tercer capítulo de “Breaking Bad” gratis online

“Breaking bad” está la número en el ranking de la lista “Si no te gusta esta serie, a mí ni me hables”.

En una entrevista que le hicieron a su creador, el grande Vince Gilligan, contó que:

-No sé de dónde me vino a la cabeza la idea de la serie. Sí que me acuerdo del momento en el que la idea explotó dentro de mí. Intuyo que tuvo que ver algo, con el hecho de que yo iba a cumplir 40 años. Sentía una crisis de mediana edad desestabilizadora. Y creo que Walter White, al menos durante las primeras temporadas, está sufriendo la peor crisis de la mediana edad del mundo mundial. Aunque al final del primera episodio, en realidad Walter padece una crisis terminal, propia de cuando sientes que te vas a morir, no es una crisis de mediana edad. De ahí vino todo.

-Bueno, hay un concepto en “Breaking Bad” que se basa en que si un médico te da una sentencia de muerte, tienes el potencial derecho de hacer lo que te de la gana.

-Me he hecho esa pregunta un montón de veces. Creo que yo no haría nada ilegal como Walter White pero…

Tercer capítulo de la primera temporada de “Breaking Bad” “An the bag is in the river”.



-La serie transpira confianza. Como si tuvieses muy claro lo que querías hacer, Vince.

-Me encanta que la serie arrasara en todo el mundo. Pero, en realidad, soy la persona más insegura que hayas entrevistado jamás.

-¿Cómo eres como persona?

-Soy un neurótico. En cada giro de la serie, me creo que me van a quitarla de la parrilla. Nunca me creí que fueran a estrenar “Breaking Bad”. Cuando se estuvo emitiendo durante unos años, pensé: Bueno ahora la quitan en cualquier momento.

Nuria Verde, la autora de este blog, junto con dos de sus mejores amigas: Gabi y Marga, homenajeando a Walter White.

Disfruta al ver el tercer capítulo de “Breaking Bad” gratis online.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

“Málaga 82”. La llegada al Leon XIII

Sinopsis

Málaga 82Sara Rojas es una adolescente que no tiene amigos. La novela relata la historia de Sara y Margarita, alumnas de BUP en la “insignificante” ciudad de Málaga hace cuatro décadas. Margarita es extrovertida, popular y ha estado con innumerables chicos, pero encuentra su vida exasperantemente aburrida. Sara, por el contrario, es tímida y no ha conseguido tener ninguna relación desde que se mudó con su familia a Málaga.  

Capítulo 8

En realidad, yo fui al colegio León XIII por pura chamba. Fue un error, un requiebro del destino, una charada de la suerte, una carretera secundaria que mi vida no tendría que haber cogido. El azar es lo único real, dice Paul Auster. En mi caso, fue así.

Yo tenía que haber ido a las Teresianas al empezar el nuevo curso en Málaga porque las hijas de una colega de mi madre en la Facultad de Filología Inglesa, en San Agustín, Patricia Trainor, que llevaba a sus hijas, modelos de probidad y óptimo desarrollo adolescente, le había recomendado dicho colegio. Pero dio la casualidad, que había plaza para mí pero no para mi hermana pequeña, Marta. Sin embargo, mi madre no quería separarnos y en El León XIII, que aceptaba a todo quisqui, había plaza para ambas Rojas.

Un mes antes nos habíamos despedido de Colmenar del Arroyo, un pueblo en la sierra de Madrid, donde veraneaba con mis primas, y mi abuela tenía un chalet. Allí había vivido momentos de pura alegría lejos del colegio Afuera, donde todo era triste y opresivo, y, además, según Paco el Albondiguilla, un amigo de mi padre, tenía nombre de discoteca.

Mi padre arrancó el coche después de haber recogido nuestros enseres del chalet de Colmenar y condujo por la cuesta que desembocaba en una sierra poblada de armazones de hormigón, plantas vacías y sin paredes, esqueletos de chalets a medio construir, donde yo jugaba con mis primas, aunque mi padre decía:

-A ver si te vas a sacar un ojo-siempre tan alegría de la huerta. Aunque su frase tenía una razón de ser. Una vez cuando papá era niño y estaba interno en los Dominicos, durante el noviciado (sólo llegó hasta ahí) había presenciado cómo dos chicos, cuando jugaban a espadachines con dos palos uno le había sacado el ojo al otro, lo cual le había causado una honda y perdurable impresión a papá.

Mientras el Seat 1430 azul aka “el azulete” avanzaba por la tira de regaliz de asfalto, miré por la ventanilla y mis ojos se aguaron con una sensación de pérdida increíble. Se adueñaron de mí una melancolía y una nostalgia brutales. Mariposa mortecinas aletearon en mi estómago y luego subieron hasta la base de mi garganta para quedarse allí.

Parecía estar dentro de la película “La fuerza del cariño”, cuando Debra Winger se va de casa y se separa por primera con el coche cargado hasta la cencerretas con Jeff Daniels, su reciente marido, y su madre, Shirley McClain la despide y se desagarra por dentro, aunque a mí sólo me decía adiós yo misma, y a pesar del sentimiento de irrealidad y absurdo, de ser todo una broma macabra kafkiana, era consciente de que la máquina de la realidad movía sus ruedas, era mi propia vida que da un giro tan determinante en mi destino. Irnos de Madrid donde había pasado toda mi vida me abrumó.

Vivíamos de alquiler en el piso septimo del Paseo Marítimo, enfrente de la Residencia Militar en Málaga. A la derecha quedaba el club Mediterráneo, el faro muerto al que todo el mundo llamaba la farola, y detrás el puerto vallado, donde había algún portaviones americano y el eterno Melillero, con su atronadores resoplidos de salida y de llegada.

El piso era grande y frío, con muebles prestados que le daba un aspecto lunar y excéntrico, viajes revistas del corazón con el accidente en el que había muerto Gracia de Mónaco que devoré, un salón muy grande que daba a la playa, y al paseo donde pasaban coches de caballo con turistas, un campanilleo dulce y armonioso. Viniendo de Madrid, lo que más me impresionaba era la luz dorada que irradiaba el cielo y la sensación alucinante de estar frente a espacios abiertos, no encajonada bajo el grisú del cielo y edificios. Todo estaba abierto, la ciudad, la playa, el mar, el horizonte. Yo me abrí, algo se expandió en mi interior y me ensanché por dentro, y entró la luz azul del Mediterráneo y fue maravilloso.

Me invadio la sensación de respirar mejor. El rectángulo de mi pecho se había abierto, y la libertad era pletórica. Albergué muchas expectativas de una vida mejor, de futura alegría, de una realización de mi ser, de ser una serpiente que muda su piel vieja y seca, y se renueva con una nueva epidermis y una nueva vida.

La llegada al León XIII

Mi hermana empezaba antes que yo, y a mi padre le entro la manía de que yo tenía que acompañarla, la niña no podía ir sola en su primer día, yo tenía que ejercer de hermana mayor. Mis padres sobreprotegían a Marta y a mi me dejaban aventando en el abismo. Era una dinámica familiar.

Me resigné, porque si le decía que no, mi padre se enfurecía, y a mi me daba miedo cuando se ponía así, me sentía empequeñecer ante sus gritos como un personaje de dibujo animado. No me molaba nada la idea de ir a mi primer día de colegio, con los pequeños, sin nada que hacer durante el día, totalmente desplazada y desubicada, con una bola en el estómago que se convirtió en una bola en la garganta y ahí se quedó. Yo aguantaba el tipo porque una característica de mi personalidad es que, aunque estuviera muy angustiada aparentaba tranquilidad presa de un estúpido orgullo, una elegancia trasnochada de fingir que no pasaba nada, todo era cool, relajación conectada.

Esperé frente al restaurante Antonio Martín a que la ruta pasara muerta de nervios, empapada de sudor frío, y azorada y aterrorizada. Odiaba ser la nueva en mi no primer día de clase, sentí una fiera y ardiente irritación hacia mi padre por las ideas peregrinas que se le ocurrían, seguida de un amor culpable. Tuve ganas de besar su cabeza, olía a lana mojada, un sudor vinoso, y leña en una hoguera. ¿Cómo me las iba a arreglar? Puta mierda de vida.

Si te ha gustado el capítulo, compártelo. Te lo agradezco porque me ayudas mucho.

Si quieres leer otro capítulo de “Málaga 82”, pincha aquí.

Si quieres saber más de mí, curiosea mi Twitter.

Goza de “Extras” online con el humor de Ben Stiller

“Extras” es una de las criaturas que nacen del cerebro vitriólico y la ironía malvada del gran Richard Gervais, el creador de “The Office”, “After Life”, y tantas comedias que te dejan con la carcajada y con la desolación presentes a la vez.

Nos encontramos ante otro tipo de comedia, aquí no hay risas enlatadas ni trazo grueso ni gente que habla muy alto y exagera sus miserias porque la comedia de Gervais acepta la tristeza, la melancolía como elemento de la vida y ese gesto le da humanidad.

Personajes originales, con encanto, crítica a Hollywood y sus fanfarrias fnestas, Gervais demuestra que tiene un ojo cómico más agudo que el resto, puede ser cabrón, puede ser canalla, pero lo aceptamos.

Gervais crea otro personaje egocéntrico, insensible, impío y ruin, que me resulta fascinante. No es muy diferente de algunos personajes que conozco en TVE. Su especialidad son esos tipos tóxicos que cuando los vemos en una pantalla nos hacen más gracia pero, en la vida real, nos abren una brecha en el corazón con una botella rota.

Comedia alrededor de un amargado aspirante a actor que deja su empleo fijo para seguir su sueño de convertirse en un famoso actor de cine; y se encuentra con la triste realidad de no conseguir un papel importante para lograr su objetivo.

Espero que disfrutéis del capítulo, con Ben Stiller, un actor que siempre me ha parecido divertido, en sus papeles de pringado desgraciado.

El humor de Gervais es corrosivo y caótico, honrado, molesto en la superficie.

Si te ha gustado el post, compártelo. Te lo agradezco porque me ayudas mucho.

Si quieres saber más de mí, curiosea mi Twitter.

La increíble experiencia de ver gratis online “Eli Stone”

Hablaba el otro día con mi amiga Yoyoba de John Lee Miller a propósito de la nueva temporada de “The Crown” en el comedor tiritón de Torrespaña, donde mis amigos y yo bajamos con los plumas puestos.

-El guapo de Trainspotting hace de John Major, así con un flequillo-dice Yoyoba mientras se pone la palma de la mano sobre la frente-y lo hace muy bien.

-¿Con qué famosa estaba casado?-rebusco en mi memoria y me siento frustrada porque en su pantalla táctil no sale ningún nombre.

-Ah, sí. Ewan McGregor-dice Joaquín, que hoy ha venido vestido con camisa de cuadros y vaqueros y cinturón charro como si se hubiese saltado del carro de Bonanza y hemos tenido un jugoso cachondeo en la redacción a costa de la anécdota.

-No, el otro guapo.

-John Lee Miller.

-Ese.

-¿Sicko?

-No me acuerdo.

Luego San Google me refresca la memoria. Miller estuvo casado hace 22 años con Angelina Jolie cuando eran dos desconocidos adolescentes. Se conocieron trabajando en Hackers. Pero Angelina sintió que había perdido su identidad y se separó de él al año de casados.

Hoy he recatado del baúl de la memoria, y de zarabanda de dvds que aún quedan en casa, el primer capítulo de la primera temporada de “Eli Stone”, protagonizada por Miller.

Se centra en la vida de un jurista que trabaja en un bufete de San Francisco, Eli Stone (Jonny Lee Miller), quien parece tenerlo todo: fama, dinero y amor. Pero a causa de una aneurisma cerebral que le hace ver visiones, cambia radicalmente su vida y se empeña en ser mejor persona y mejor abogado.

Los delirios musicales de Eli son una gozada pletórica.

A disfrutar de la serie, Elis de esta vida, perdidos en el maremagnum de la realidad, en la condición humana limitadora, en busca de esa conexión divina. Es la increíble experiencia de ver gratis online “Eli Stone”

El colocón lisérgico de conocer a Skyler White. Ver “Breaking Bad” capítulo 2 online gratis

 5 temporadas. 62 episodios. Tras cumplir 50 años, Walter White (Bryan Cranston), un profesor de química de un instituto de Albuquerque, Nuevo México, se entera de que tiene un cáncer de pulmón incurable. Casado con Skyler (Anna Gunn) y con un hijo discapacitado (RJ Mitte), la brutal noticia lo impulsa a dar un drástico cambio a su vida: decide, con la ayuda de un antiguo alumno (Aaron Paul), fabricar anfetaminas y ponerlas a la venta. Lo que pretende es liberar a su familia de problemas económicos cuando se produzca el fatal desenlace.

Escalofríos, estremecimientos, fascinación, emociones agridulces, shocks, batir del corazón, aceleración en la sangre, rugir de tímpanos: todas esas sensaciones te las da la serie “Breaking Bad”

En este blog vamos a disfrutar del segundo capítulo de la primera temporada gratis y online, con subtítulos en español. Espero que el chupito de tequila, Heisenbergs, os encante.

En una entrevista a Vince Gilligan, el creador de “Breaking Bad”, contó:

-Cuando se estrenó la serie, a los espectadores no les gustó nada Skyler (la mujer de Walter, el protagonista) Eso perturbó mucho a Anna Gunn (que interpreta a Skyler) porque el personaje de Skyler nunca hizo nada para merecer semejante reacción. Y Anna tampoco hizo nada para mercerla. Interpretaba el papel con mucha belleza. Me di cuenta de que la serie se veía a través de los ojos de Walter White, incluso en las secuencias en las que no estaba presente. Gus, su archienemigo, no recibía la aversión que Skyler recibía. Es algo raro, raro, todavía le doy vueltas años después.

Disfrutad del colocón lisérgico de la serie “Breaking Bad”.

La autora del blog, Nuria Verde, con dos maravillosas amigas, Marga y Gabi, tomándose un pisco sour. Atención a mi camiseta, Heisenbergs.

Si te ha gustado el post, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

“This England”: el machaque al ego de Boris Johnson

“La vida es lo que pasa mientras haces otros planes”, dijo John Lennon. Es lo que pasa en la serie británica ‘This England’, un híbrido entre periodismo, documental, y ficción, drama, en este caso, interesante pero muy al estilo Boris Johnson, fanfarrón y muy bien contado, pero poco profundo. ¿Consiguen los guionistas, Nichael Winterbotom y Julian Jarrod, retratar la estrategia fracasada de Inglaterra frente al COVID? Sí, totalmente. La serie se ve de forma absorbente, aunque no te conmueva, tal es la saturación que tenemos con una pandemia tan reciente, que nos ha afectado tanto, como la Covid 19. ‘This England’: el machaque al ego de Boris Johnson al que retrata también en su soledad acorralada.

Kenneth Branagh está muy logrado como Boris, le imita muy bien, a veces se encarna en él. El actor rompe la imagen mediática que tenemos de Johnson como patán arrogante, aquí aparece humanizado: su soledad, su mala relación con sus hijos que se han desapegado de él, sus frustraciones de nuevo ‘Churchill’, su cultura, su obsesión con Shakespeare y Churchill, su afabilidad con su equipo. En comparación, Dom Cummings, su segundo, es la figura más oscura. Como dice un asesor recién despedido de forma traumática en el pub con unos colegas:

-Boris no es malo. Pero Dom es Cronwell.

-Pues Boris no será Enrique VIII-contesta un compañero (en alusión a la cantidad de hijos que tiene Johnson)

Kenneth capta los gestos y la forma de hablar de Boris, lo mejor es que no se queda en una parodia de Joaquín Reyes sino que consigue retratar a un Boris humano, desbordado por la realidad y los trágicos acontecimientos, que no es el grosero tontolaba que reflejan los medios y Twitter, sino un hombre al que sus hijos nunca cogen el teléfono, y está constantemente rodeado de gente pero más solo que la una.

Por otra parte, Boris Johnson encarna el paradigma egotista, el símbolo del ego, prepotencia y miedo, ambición y derrota, triunfalismo narcisista y miseria moral.

Lo que me atrae de This England es el estilo periodístico a la hora de contar la historia. Es un acierto arrancar el piloto, con imágenes reales para luego trufar la narración de bloques de ficción que muestran a Boris en su mansión del campo con Carrie, su tercera mujer que está embarazada.

Los guionistas son cronistas de nuestra época, y pronto ya no sabes lo que es real y lo que es ficción.

En realidad, “This England” es una crítica acerba y feroz a la negligente respuesta que tuvo el Gobierno británico conservador a la pandemia.

Me debato entre que es demasiado pronto para hacer una serie sobre la pandemia, y no da muchas ganas de revivir la horripilante historia, sinceramente, a impresionarme por la enorme presión que sufrió el personal solitario, por la soledad, el miedo, la angustia de los pacientes conectados a los ventiladores, cómo es eso de morir a solas en un hospital lejos de tus seres queridos.

En realidad Boris Johnson, en el piloto, no aparece como un personaje negativo, porque tiene a un personaje mucho más malvado a su lado: Don Cummings. Como pasaba en la serie Los Soprano, Tony se salvaba por comparación con otros mafiosos, en especial con el psicópata Ralph Ciffareto. De hecho, en “This England” han criticado a los guionistas por presentar demasiado simpático a Johnson.

Boris Johnson, simpático

Kenneth Brannagh acierta al mimetizar a Johnson, personaje muy fácil de imitar, por otra parte, pero también lo logra al encarnar sus partes más humanas: su tristeza, su soledad, su frustración y derrota.

‘This England’ cuenta la historia de algunos de los eventos más devastadores ocurridos en el Reino Unido, liderados por un Primer Ministro, Boris Johnson, que operó en unos tiempos sin precedentes. El drama sigue el impacto generado por la pandemia y la respuesta de científicos, enfermeras y médicos que trabajaban incansable y heroicamente para contener y superar el virus. Está basada en el testimonio de primera mano de personas de todos los ámbitos de la vida, del nº 10 de Downing Street, del Grupo Asesor Científico para Emergencias y de hospitales y residencias de todo el país.

Curiosamente, lo que más llama mi atención es la naturaleza híbrida de ‘This England”, la mezcla de géneros, y el hecho de pasar del naturalismo periodístico de las secuencias que acontecen en los hospitales a la sátira política detrás de las puertas de Downing Street.

Muchas alusiones a Shakespeare, (la ingratitud de los hijos, Boris se ve como un Rey Lear) y a Churchill.

En realidad, para los espectadores el motor de la intriga es saber qué se cuece en las habitaciones y despachos de Downing Street, detalles jugosos y cotilleos.

Pasamos de la euforia de la victoria electoral de los torys en diciembre de 2019 con el slogan: “Get Brexit done” al maremoto que vino pocos meses después.

Si te ha gustado el post, compártelo. Te lo agradezco porque me ayudas mucho.

Si quieres saber más de mí, curiosea mi Twitter.

El colocón lisérgico de conocer al capo Heisenberg. Ver el primer capítulo de “Breaking Bad” gratis online

En “Breaking Bad” iban a pasar muchas cosas que luego no pasaron: Jesse iba a morir, Walt iba a matar a Jane, la primera temporada iba a durar doce capítulos pero sólo duró ocho por la huelga de guionistas, la metanfetamina era droga de verdad, no, estoy de coña, en realidad, eran dulces.

Vince Gilligan dio la campanada con esta serie. Me habló de ella, mi compañera de RTVE, Marta Rodríguez, allá por el 2008 cuando hacía menos de un año que yo había entrado en un programa dedicado a internet que se llama “Cámara Abierta 2.0”.

-Es una serie para adultos. Me está impresionando.

-¿Me la recomiendas?

-Total.

Tras cumplir 50 años, Walter White (Bryan Cranston), un profesor de química de un instituto de Albuquerque, Nuevo México, se entera de que tiene un cáncer de pulmón incurable. Casado con Skyler (Anna Gunn) y con un hijo discapacitado (RJ Mitte), la brutal noticia lo impulsa a dar un drástico cambio a su vida: decide, con la ayuda de un antiguo alumno (Aaron Paul), fabricar anfetaminas y ponerlas a la venta. Lo que pretende es liberar a su familia de problemas económicos cuando se produzca el fatal desenlace.

“Breaking bad” no es que sea un clásico televisivo, es que se ha convertido en un fenómeno sociocultural, una de esas series de la que todo el mundo habla, comenta el capítulo de la mosca en el laboratorio, o la secuencia del robo del cajero de la pareja yonki, o cuando aparece por primera vez Tuco Salamanca.

Sólo tiene un fallo: a los mejicanos que hablan español no hay quien se los crea. Pero bueno, el guion es tan bueno, que les vamos a perdonar la vida.

En este blog puedes ver el primer capítulo de “Breaking Bad” gratis online.

Disfruta de un buen colocón.

La autora del blog, Nuria Verde, con dos maravillosas amigas, Marga y Gabi. Atención a mi camiseta, Heisenbergs.

Si te ha gustado el post, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.