Category Archives: Movistar +

“Terapia de parejas”: la humanidad de la doctora Guralnik


“Terapia de parejas”: la humanidad de la doctora Guralnik. Guralnik, la psiquiatra y psicóloga de “Terapia de parejas” es un ser humano excepcional. Lo demuestra, no solo en el autentico deseo de ayudar a sus pacientes, sino también en la comprensión y aceptación de ellos como seres humanos.

-Sólo di lo que sientes. No te juzgo-dice Guralnik.

¡Ah qué maravilloso es el no juicio! Que liberación. Me acuerdo cuando iba a mi sesión con mi psicóloga Lucía Boto, de Alava Reyes, y percibía la misma ausencia de juicio en su persona, esa escucha activa e incondicional. Era como si Lucía me abriera, con su mirada, una espita en mi cerebro por la que salían mis miedos y angustias, salía esa oscura noche del alma por la que estaba pasando.

En Orna Guralnik vuelvo a reencontrarme con Lucía Boto, mi psicólogo, y me siento abierta, abierta a la vida, al dolor y la gloria, abierta al mundo, a lo que significa ser humana, abierta a ese tránsito por picos y valles mientras dure el viaje por esta tierra.

La doctora Guralnik dice a la doctora Goldner, la terapeuta que la revista a ella, eh, estamos en Nueva York, en un mundo judío muy cercano a Woody Allen, el único lugar parecido es Buenos Aires, donde tienen una barrio que se llama “Villa Freud”. Tan argentino. Tan…

De hecho, Orna cuenta que se siente cercana con sus pacientes, que también se encuentra al ‘otro lado’ porque ella ha pasado por situaciones muy parecidas, ha vivido sitaciones si no iguales al menos muy próximas. -Claro que los entiendo-dice Orna a Virginia que asiente, comprensiva. Otro personaje fascinante y sabio.

La doctora Guralnik tiene sesiones terapeúticas con sus pacientes que en realidad son experiencias de humanidad compartida, en las que desfilan miedos y deseos ocultos, arrepentimientos y culpas, frustraciones y enfados, amores y desamores.

La solución para que una pareja supere su crisis sentimental la resume Orna Guralink cuando dice:

-Las personas quieren cambiar a su pareja, pero mi experiencia me dice que sólo aquel o aquella que, por un esfuerzo supremo y un acto de amor al otro, se cambia sí mismo, se supera personalmente, logra superar la crisis de pareja. He visto muchas superaciones de mis pacientes. Nunca puedes cambiar al otro, pero siempre puedes cambiarte a ti mismo.

-Lo que van a pedirme es que cambie a sus pareja. Pero no es así como va-dice Guralnik.

Es verdad. Una verdad como una catedral. Una verdad como un piano.

No puedes cambiar a otro, sólo puedes cambiarte a ti mismo

Doctora Guralnik

En la segunda temporada de “Terapia de parejas” nos vamos al confinamiento por la Covid 19, lo cual me da alta pereza porque me recuerda a mí misma encerrada en casa con mi marido Gonzalo, y mi hijo Gonzalo jr, al principio feliz por estar en casa porque estaba pasando un infierno en la oficina, luego mordida por la incertitdumbre, dando saltos en el vacío, sin saber lo que iba a pasar orque la vida era como vivir dentro de una película de terror de serie B. El apocalipsis estaba pasando en vivo en la calle y se colaba por la voz de los locutores del Telediario

También me da un poco de bajón porque las parejas de la segunda temporada no me gustan tanto como las de la primera, qué pena. Sobre todo la formada por Trey, pobre hombre, y su frívola mujer, Lana, qué pesadilla estar casado con alguien que te considera débil porque has perdido tu trabajo.

Por suerte la pareja de gays consigue levantar el reality más fascinante y auténtico de la televisión.

Y como yo estoy enganchada a la personalidad, humanidad, y sabiduría de la doctora Guralnik, poco a poco me voy relajando y olvidando tanta videoconferencia por Zoom y esas imágenes desoladoras de calles vacías y ancianos enfermos, ese recuerdo tan vívido de una pandemia que nos afectó a todos y que nadie, absolutamiente nadie, vio venir.

“Terapia de parejas” es una acercamiento directo, sensible, y humano a los conflictos y crisis de varias parejas que están pasando un mal momento, En laserie documental, nos asomamos a la intimidad de varios matrimonios, a sus recovecos más profundos, sin escarbar en el morbo o en el amarillismo.

¡Qué alivio!

Lo mejor de esta serie documental de Showtime que puedes ver en Movistar + es la doctora Orna Guralnik. ¿No la conoces? Si la escuchas, descubriras a alguien fuera de lo común, que te puede enseñar mucho sobre…terapia de parejas.

Si te ha gustado el post, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres saber más de mí, curiosea mi Twitter.

“Hijos de la nieve”, la trágica historia de las malas madres

Nordic noir en estado puro, los amantes del género están de enhorabuena. Una historia escalofriante sobre la desaparición de Lucas, un bebé de cinco semanas, en plenas Navidades. Nadie lo ha visto, nadie sabe donde está.

Siento algo perturbador, incómodo, un gancho que me remueve las entrañas cuando veo “Hijos de la nieve” y aún así siento la compulsión de seguir viendo la compulsiión de seguir viendola serie, ue en realidad es muy deprimente, pero supongo que soy una adicta al nordic noir y me consuela cuando el oscaso agoniza tras las ventanas de mi salón y el perfil del Pirulí hiere el cielo violeta oscura y el cansancio domina mi mente y mi cuerpo.

Hijos de la nieve nos cuenta la historia de unas personas que han perdido el rumbo en la vida y las cosas les van muy mal, francamente mal.

Seres humanos perdidos

Estamos en pleno diciembre, vísperas de Navidad, en un suburbio marginal a las afueras de Estocolmo. Una tormenta de nieve ha paralizado Suecia. Jenni, madre de dos hijos, nota la ausencia de uno de ellos. Es Lucas, de tan solo cinco semanas, quien ha desaparecido de su hogar. Ella no recuerda la última vez que lo vio y su otra hija, Nikole, sorda de nacimiento, permanece pasmada a su lado.

Jenni decide ir a visitar a su madre, Marianne, una tatuadora de mediana edad, para intentar refugiarse de su paranoia. Allí dos modelos de maternidad chocan y conocemos otra capa del personaje protagonista: Jenni es adicta a los somníferos y ex drogadicta. Tras discutir con su madre, decide acudir a la policía y de esa confesión emerge otra de las figuras principales. Alice, policía de Estocolmo, se hará cargo del caso de desaparición.

Por otra parte seguimos la historia de Marie, una enfermera pediátrica, que se enfrenta al sistema por intentar salvaguardar a una bebé, Rose, de su madre, que la mata de hambre, mientras cuida de su hermano discapacitado. Marie es un personaje increíble, con un inmenso corazón. La única que se preocupa en “Hijos de la nieve” de los bebés en estado de abandono y maltrato.

No es una serie policiaca al uso

El suspense se arraiga en el fracaso y la pérdida como seres humanos, no va de un policía persiguiendo a un asesino en serie.

“Hijos de la nieve” ha sido un fenómeno en Suecia y no es de extrañar. Esta ficción remueve el estómago de toda una sociedad, niños abandonados en un pasillo nevado, bebés que lloran y no son alimentados, madres que no se pueden levantar de la cama para atender a sus hijos, padres que llevan a sus pequeños al trabajo porque no tienen donde dejarlos, dolor y sufrimiento, infancia desamparada, tristeza y nieve, un presente muy oscuro en el corazón de Estocolmo donde malviven los desposeídos que son incapaces de cuidar de sus propios hijos por problemas de adicción, pobreza, depresión.

Y en medio de todo esa oscura realidad, Lucas, un bebé de cinco semanas que ha tenido malas cartas al nacer en la familia de Jenni y Salle, en ese suburbio de Estocolmo. El día de Navidad Lucas desaparece, nadie lo ha visto, no ha dejado rastro.

Despues del piloto muy bien planteado, dotado de una increíble tensión creada con muy pocos elementos en una trama original, con unos personajes creíbles, multidimensionales, ni buenos ni malos, solo atrapados en su propio dolor, sin poder salir de sus prisiones mentales pese a sus mejores intenciones, se inicia un flashback que nos pone en antecedentes de lo que ha pasado antes de la desaparición de Lucas.

“Hijos de la nieve” nos cuenta una historia de desgracia y malas decisiones en la vida cuyas víctimas más vulnerables son los niños, no solo los niños Lucas y Nicole, de Jenni y Salle, sino también otros niños atrapados en malas familias, pero sobre todo cautivos de malas madres, porque la mala maternidad es el hilo argumental de “Hijos de la nieve”.

La maldición de la naturaleza humana

No hay malos estereotipados, sino que el mal y el bien están presentes en todos los personajes como un claroscuro en la naturaleza humana al estilo del gran director sueco, tan influyente, Ingmar Bergman, que fue hasta el núcleo de lo humano, al núcleo ardiente y desolador del drama posible y cotidiano.

Penetramos en la disfuncionalidad, miserias y oscuridades de la sociedad sueca, muy alejada de esa imagen idealizada y progresista que solemos tener de los suecos y sus dinámicas sociales.

La Navidad envuelta en una tormenta de nieve separa barrios y familias, pobres y ricos, acomodados y supervivientes al límite de sus fuerzas, con su mochilas cargadas de piedras del pasado, cargadas hasta los topes.

Puedes ver “Hijos de la nieve” en Sundance TV.



Si te ha gustado el post, compártelo con alguien que también lo disfrute. Te lo agradezco porque me ayudas mucho.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

“Crímenes” de Carles Porta

Las que me conocéis sabéis que me encanta el género negro, la novela policiaca, las películas thriller y ese género en sí mismo que es el True Crime. Pues bien, os quiero contar en este post mi último descubrimiento: “Crímenes” del periodista Carles Porta. “La vida son detalles y sin ellos sólo tienes titulares”, dice. Creo que ha innovado en el género por varias razones que analizaré a continuación. “Crímenes” de Carles Porta.

Orígenes

Descubrí a Porta en su podcast de Audible “¿Por qué matamos?”. Recreaba los crímenes más mediáticos y crueles de la crónica negra de España: los asesinatos de Isabel Segura y Diana Quer, el caso de la asesina de Estremeras que mató a sus hijos para vengarse de su marido, el caso de El Solitario, el atracador más búscado de España, que durante 14 años mantuvo en jaque a la Guardia Civil.

Me enganché al podcast por su rigor,sus nuevas técnicas narrativas, y también su perspectiva sociológica y psicológica infrecuente en el género. La voz profunda, hermosa de Porta hizo el resto.

“¿Por qué matamos?” había sido un éxito en Cataluña donde Carles Porta es muy conocido y pronto se convirtió en uno de los podcasts más escuchados en la plataforma de Audible. Cuando mi chico me dijo que se había hecho una serie documental para Movistar +, en realidad se había estrenado primero en TV3, dudé. Lo que funciona en la radio no siempre funciona en la televisión y viceversa.

Pero al ver el caso de “La Guardia Urbana de Barcelona”, flipé. No sólo estaba bien hecho, sino que gracias a la colaboración de la policía teníamos acceso a las imágenes, mensajes de audio, localización de los móviles durante el crimen de los implicados en el crimen, y junto a una excelente factura audiovisual de drones sobrevolando y filmando imágenes de edificios, noches y carreteras, y un sentido cinematográfico que va más allá de las limitaciones de la realización habituales del género, hacían el milagro: te enganchaban a la historia. Había algo hipnótico en la narración.

La serie documental ya se había estrenado en TV3, y había logrado atraer a la audiencia. Vamos a reflexionar sobre los motivos del triunfo del formato y el por qué resulta diferente a otros del mismo género.

El periodista Carles Porta se ha especializado en nuestra crónica negra.

Crimen de la Guardia Urbana

El crimen de la Guardia Urbana de Barcelona ha sido uno de los más mediáticos de la historia negra de España. La tarde del 4 de mayo de 2017, un ciclista encuentra un coche quemado en uno de los caminos del pantano de Foix. Los mossos se acercan al lugar, y en maletero del vehículo, descubren los restos del cadáver carbonizado de una persona.

Pedro Rodríguez y Rosa Peral en tiempos más felices.

Gracias a la matrícula, los mossos pueden averiguar que el coche pertenece a Pedro Rodríguez, un agente de la Guardia Urbana de Barcelona. Oficiamente, no hay denuncia por desaparición pero desde hace dos días falta de su casa y nadie lo ha visto.

En la investigación policial se descubrirá que están implicados en el asesinato, la novia de Pedro, Rosa Peral, con la que convivía junto a las dos hijas de Rosa de su primer matrimonio, y Albert, otro agente de la Guardia Urbana de Barcelona, con el que Rosa había mantenido una relación sentimental en el pasado.

Innovaciones

Sin duda lo que sorprende de “Crímenes” es que la historia se narre con la boca de los dos protagonistas, Rosa y Albert, a través de los mensajes de audio y fotos de sus móviles, (hay muchísimos) y sus publicaciones en redes sociales. Luego son claves la colaboración de la policía y el fiscal del caso, que estructura muy bien la narración del caso en entrevistas mirando a cámara -no suele ser lo habitual-siempre con el mismo fondo, una pared gris deslavazada. Además el estilo narrativo, con el uso y abuso del dron imita la narrativa norteamericana del género, y al recrear las escenas del crimen dentro de la casa de Rosa Peral (esa bombilla bamboleante, esas escaleras y sótanos oscuros) son más cine que documental o reportaje periodístico.

Una crítica

Cuando acabé de ver los cuatro episodios de la primera tempora a de “Crímenes”, tuve la sensación de que sobraba, al menos, un episodio. Que algunas cosas se repetían o se alargaban inncesariamente. Pero aún así me tragué “Crímenes”en dos sentadas y funcionó. Sin duda.

¿Y tú? ¿Lo has visto? ¿Qué opinas? Acompañame en este viaje por los contenidos más interesantes en cuanto a series y documentales de la televisión.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

“Crímenes” de Carles Porta.