Category Archives: series de HBO

“Sucesión”: Tom, el personaje más irritante

Tom es tan irritante y bien educado, tan relamido y pelota que dan ganas de darle un cachete. Me recuerda a un compañero -por llamarlo de alguna manera- de mi oficina, R.R. En “Sucesión”, Tom es un chico majo y ambicioso que proviene de la fría Minnesota, descendiente de campesinos noruegos, un outsider en esa familia tóxica que es la familia Roy, a la que Tom está tan desesperado por pertenecer. De hecho, cuando en una de esas cenas de Acción de Gracias terroríficas de los Roy, Tom anuncia que está orgullosísimo de casarse con esa familia, de entrar en esa gran familia, un miembro de esa familia, que te pone los pelos como escarpias, le dice que sólo se ha casado con Shiver, su hermana. A Tom Wambsgans, lo interpreta Matthew Macfadyen con gran credibilidad.

Mr. Potato

Hay algo torpe y asustado en Tom, que le salva de ser un psicópata como Roman, Logan, o Shiv. “Mr. Potato”, así le llama con crueldad Nate, el amante de Shiver, mujer de Tom, se convierte en mentor aturdido y metepatas del gran y tierno Greg, mi personaje preferido en “Sucesión”.

Nicholas Braun interpreta a Greg, el sobrino de Logan Roy.

Greg es el personaje más humano y, aún no descorazonado por los Roy, el personaje con el que más me identifico, solo y temeroso, inseguro y torpe en esa oficina de terror, llena de depredadores sin moral alguna, sociópatas sin escrúpulos, que gastan bromas continuamente a Greg, desconcertado y aturdido, perdido en un mundo que le supera con su crueldad, e impiedad. Adoro al sensible Greg que solo quiere esconderse en la azotea del edificio en el que se aloja la corporación Roy y fumar hierba, y recibir a fin de mes un buen sueldo.

Volvamos a Tom. Tom es un cagón pero le va la marcha. Quiere ser uno de esos ricos y poderosos que tienen privilegios y son masters and comanders en un universo en el que hacen lo que les da la gana. Tom quiere pertenecer al club de los elegidos del Olimpo de la casta del privilegio, porque la vida es increíble si eres rico, le cuenta Tom a Greg, su protegido, durante una cena en uno de los restaurantes más exclusivo de Nueva York.

Darwinismo social y económico

Pero la supervivencia es dura en “Sucesión”, donde rige la ley del Darwinismo social y económico en ese mundo terrible donde o comes o te comen.

La serie es una brillante alegoría sobre el capitalismo más salvaje en el que el reina el rocoso y arrogante Logan Roy.

Tom es un peón en el tablero
de ajedrez de los Roy.

Lo que me pone de tan de mal humor con Tom es que, no siendo malo, imita los modales groseros de Roman, muestra un servilismo vergonzante con su futuro suegro, Logan Roy, y se muestra dócil y acomodaticio con Kendall cuando está en la cumbre.

Tom es un arribista, y como buen arribista es muy manipulable. Un tío interesado de la peor ralea, esclavo y servil, quien se somete a las caprichosas órdenes de su fría y mentirosa mujer, Shiver, con la ductilidad de un patito de goma.

Tom es un tipo al que insulta su suegro Logan delante de toda la familia Roy, diciendo a su hija que es una cobarde porque se va a casar con un tío dócil que no la va a traicionar. Y Tom se la envaina. Porque Tom se la envaina siempre.

Los Roy están enfrentados en una guerra intestina por conseguir el poder, como los romanos del Imperio, se apuñalan por la espalda, intrigan hijos contra padres, hermanos contra hermanos, en una batalla frenética, cocainómana, brutal y agotadora por matarse los unos a los otros para conseguir dominar una empresa millonaria de medios de comunicación y entretenimiento.

Shiver miente descaradamente a Tom, su marido, le engaña con Nate y le toma por un tonto útil y complaciente del que se sirve a su antojo.

Pobre Tom. Pobre, pobre Tom, quien es su peor enemigo.

En realidad el único que apoya a Tom no es el propio Tom, sino el lindo y patoso Greg, como fiel Sancho Panza de ese no Quijote que es Tom Wambsgans.

Tomo y Shiver, una pareja que es lo peor.

Greg y Tom forman un dúo genial. Creo que son los únicos que se quieren en “Sucesion”. En este vídeo, los tenemos en acción.

Puedes ver “Sucesión” en HBO. Se acaba de estrenar su tercera temporada.

Si te ha gustado el post, compártelo. Te lo agradezco porque me ayudas mucho.

Lo que no conviene. Mare of Easttown

Mare, Lori, Ross y Billy, el hermano de Ross, beben cerveza y cenan pizzas mientras ven un partido de baloncesto en la tele. Justo lo que no conviene. Cuando Mare está de baja por mala praxis profesional e investiga por su cuenta, utiliza a su compañero Colin, que está colado por ella, para hablar del caso de las dos chicas desaparecidas y la chica asesinada. Justo lo que no conviene. Mare descubre un colgante de Erin, la chica asesinada, y oculta información y pruebas a Colin. Justo lo que no conviene. Mare se niega a hablar de la muerte de su hijo Kevin y se aleja de sus seres queridos porque dedica toda su energía a mantenerse en pie y no derrumbarse bajo el peso del dolor. Justo lo que no conviene.

Mare le da fuerte a su cigarrillo electrónico, como si apurase un porro.

Mare of Easttown es una maravilla de serie también porque la inspectora hace lo que no conviene.

Punto a favor

Una de los aciertos de Mare of Easttown es que incluso los personajes que son malos tienen un lado bueno, y juegan contra las expectativas de los espectadores. Por ejemplo, cuando Dylan coge la almohada mientras D-J. llora a lágrima viva en su corralito.

Otro punto a favor es que incluso los personajes que son buenos tienen un lado malo. Por ejemplo, cuando Mare pone las bolsas de droga en el coche de Carrie.

Incluso madres e hijas que se llevan mal tienen un punto de encuentro como Mare y su madre cuando a la inspectora la hieren la mano y su madre la cuida.

Giros de guion orgánicos

El personaje que interpreta Kate Winslet nos cae muy bien. Todas queremos ser amigas de Kate Winslet porque es de esas personas que cuando se hunde el barco te ayuda, otra cosa es que el barco se hunda de todas formas pero Mare está ahí en los malos momentos, y por lo tanto se merece también estar en los buenos.

Mare vive en una tensión constante, presagia el desastre. Cuando de noche vuelve a casa, y ve una ambulancia en su puerta le da un vuelco al corazón. Menos mal que es su madre, y no es su hija ni su nieto los que están dentro de la ambulancia.

Y sí, las tragedias y pérdidas siguen pasando, siguen pasando cosas malas y alguna buena. Hay giros de guion orgánicos que funcionan con su dosis de sorpresa y realidad, con su verdad y su honradez.

Mare of Easttown demuestra que estrenar un capítulo por semana funciona y también el hecho de que sea una miniserie, con principio y final.
El fenómeno Mare of Easttown colapsa HBO.
Kate Winslet prohibió que borrasen su ‘barriguita’ durante la escena de sexo.

La crisis de los opiáceos

Easttown no es un buen sitio donde vivir. Es un pueblo donde desaparecen chicas, donde muchas jovenes se dedican a la prostitución para pagarse su adicción a la heroína. Tras el telón de fondo está la brutal y bestial crisis de los opiáceos que azota Estados Unidos, sobre todo las zonas más obreras, en la que médicos han prescrito a malsalva oxicodona y oxicontina a pacientes con dolores y han sido premiados por la farmaceútica Purdue Pharma que hizo una campaña de marketing engañosa en la que decía que dichos opiáceos eran eficaces para tratar el dolor, obviando que causan adicción. Llegaba un momento en que los pacientes no conseguían más recetas, en el mercado negro esos opiáceos eran muy caros, y la gente recurría a un sustituto más barato: la heroína. El resto es un relato de destrucción y muerte.

Gente normal se enganchaba a la heroína. Por ejemplo, la segunda chica secuestrada que era enfermera, sufrió un trauma de cadera, y un médico le recetó oxicontina. Luego vino la caída.

Todo Easttown está lleno de muertos vivientes heroinómanos que hacen cosas horribles para conseguir su dosis, chicos que en cuanto se levantan por la mañana sólo piensan en una cosa: pillar.

Craig Zobel dirige los siete episodios de la serie.

Madres por la droga

Las adolescentes que besaron la gloria en aquel partido de baloncesto en la que ganaron el titulo son ahora madres por la droga, sus hijos no puden hacerse cargo de sus propios porque son adictos. Son prematuras abuelas que cuidan de sus nietos a pesar de que ellas están hasta arriba de problemas.

Mare ha perdido a su hijo Kevin que se suicidó, se ha divorciado de su marido Frank y se ocupa de Drew, su nieto que tiene tics nerviosos y un retraso cognitivo.

Dawn, que tiene cáncer y trabaja en un super de barrio, cuya hija, prostituta y adicta a la heroína ha desaparecido hace un año, cuida también de su nieta.

Easttown es un pueblo que irradia desesperanza y pérdida. Está enclavado en la América de los desheredados.

La cinco mejores series de HBO

Os voy a recomendar las mejores que se encuentran ahora mismo en la plataforma de pago HBO. Un lujazo para no salir ni un segundo a la calle durante el fin de semano o robarle horas al sueño entre semana y dar cabezadas en la oficina. La adicción a las series no tiene límites.

  1. MARE OF EASTTOWN. La serie protagonizada por Kate Winslet es el mejor estreno de este año en HBO. Brad Ingelsby, su creador, habla de sus orígenes, el pueblo en el que se crió, de gente corriente y problemas profundos como la depresión y la adicción, con el caramelo de una investigación policial que es solo el cebo, no lo que más importa en esta serie. Kate Winslet como la inspectora irlandesa enganchada a la cerveza Rolling Rock (esas botellas verdes que no falten) y a los cigarrillos electrónicos que arrastra una tragedia familiar de esas que te matan en vida está soberbia. Recoge el testigo de Frances McDormand a la hora de interpretar a mujeres de verdad, reales, sin glamour, que no pivotan al lado de un hombre. Brava.
Si quitas que Kate Winslet es abuela, el resto de la serie es brutal y de excelente calidad.

2. EL VISITANTE. La serie es mejor que la novela de Stephen King, lo que supongo que le debe picar a Stephen. Creada por Richard Price, la miniserie de diez capítulos nos cuenta la historia de dos inspectores Ralph Anderson y Holly Gibney que investigan el brutal asesinato de un niño de once años, Frankie Peterson, ocurrido en un plácido pueblo. Aunque al principio hay una explicación que parece plausible sobre lo que le ha pasado a Frankie, pronto descubriremos que una fuerza sobrenatural ha tenido mucho que ver con la muerte del chaval. Inquietante miniserie con giros a la Shyamalan, ecos de True Detective, emoción extra y atmósfera malsana y perturbadora. Ojo, El visitante provoca insomnio de 25 quilates.

La serie es mucho mejor que la novela de Stephen King.

3. MS. AMERICA. El punto de esta serie es el personaje que interpreta Kate Blanchett: una política conservadora que se opone rotundamente a la Enmienda por la Igualdad de Derechos, una antifeminista furibunda, vamos. Se trata de una enmienda de principios de los 70 que proponía la igualdad de derechos en el trabajo, divorcio y propiedades entre hombres y mujeres en Estados Unidos.

Phillys al igual que otras mujeres que se declaraban feministas como Gloria Steinhem, Betty Friedam y Shirley Chisholm, creían que dicha enmienda arrastraría forzosamente a las mujeres al ejercito perdiendo a sí sus ‘privilegios’ como amas de casa.

La serie te deja pensando, y si eres mujer deseando que estalle una revolución. Drama con personajes vibrantes, conflictos, detalles y anécdotas interesante del pasado, ejercicio de equilibrismo entre lo histórico y lo humano.

Cate Blanchett lo borda en su papel de política conservadora antifeminista.

4. SUCESSION. La serie cuenta la historia de la disfuncional familia de Logan y sus cuatro hijos, que controlan una de la grandes empresas de medios de comunicación más importantes del mundo.

El conflicto surge cuando se tiene que decidir quién será el sucesor del patriarca.

Explora a fondo las dimensiones del poder, el placer de poseerlo y las cosas que se pueden hacer con él. Una mirada mordaz, divertida y entretenida a una familia rica y poderosa, con el estilo de los clásicos de HBO. Retrato de los plutócratas que mandan en la economía de la globalización.

Brian Cox se sale con su interpretación en Succession.

5. LA INNEGABLE VERDAD. La innegable verdad es que esta serie está de puta madre. Protagonizada por Mark Ruffalo, ese gran actor que se ha quedado entre la niebla insondable de ser protagonista o no ser protagonista, ser recordado o no, interpreta a los dos gemelos idénticos Dominick y Thomas Birdsey, con sus traiciones, peleas, conflictos, tensiones, sacrificio y perdón. La historia tiene lugar en un lugar inventado que se llama Three Rivers, en Connecticut.

Nos cuenta la historia de los dos hermanos en su infancia y juventud hasta entroncar con Dominick en su madurez.

Es una miniserie.

Por cierto, RUN, el nuevo proyecto de phoebe waller bridge, creadora y prota de Fleabag, serie que adoro y me alivión con su humor desinhibidos los rigores del confinamiento, es una mierdaa pinchada en un palo, un zurullo, una cagada, un truñaco de laa peor especie. avisados quedáis, queridos lectores.

Tema. ¿Qué queremos contar?

La primera pregunta que debemos hacernos al crear una serie de televisión es: ¿qué queremos contar? Para responderla, no basta con resumir la idea que tengamos ni con explicar el argumento. El tema de las series de televisión es algo más que unas cuantas líneas que resumen el contenido general. Es

Mad Men, la serie que revolucionó la ficción en televisión.

El tema de “Mad Men” no es contar las experiencias laborales y personales de un grupo de publicitarios en Madison Avenue a principios de los años 50. El tema de una serie como “House” no es simplemente narrar la historia de un médico borde especialista en diagnósticos de enfermedades extrañas y, a veces, bastante inverosímiles e increíbles. El tema de “Los Soprano” no es exclusivamente contar las peripecias de unos mafiosos de origen italiano de Nueva Yersey que se pasan el día comiendo pasta, albóndigas con tomate, viendo a stripers en el BadaBing, bebiendo whisky y matando a sus enemigos sin parar.

El tema de las series de televisión es algo mucho más profundo e importante. Si no me creéis os lo demostraré con pruebas, con hechos, con ejemplos, con casos prácticos, con revelaciones alucinantes y epifanías súbitas.

El tema de “Mad Men” es la mentira y la apariencia. El slogan de la serie es: la verdad miente. El tema de “Los Soprano” es el poder y el precio que hay que pagar por ostentar el poder. El tema de “Girls” es la búsqueda de la identidad. El tema de “Shitsel” es la lucha entre la ley judía y el corazón.

El tema de Los Soprano es el poder

Las mejores series de televisión, aquellas que destacan sobre el resto, las series de calidad, las que suben al Olimpo de la ficción elegida por los dioses, ya sea por su aceptación, talento, originalidad o repercusión, versan sobre un tema, un concepto general. El tema de las series es la línea argumental que nos facilita la unión dramática del producto.

Ejemplos de temas

Por ejemplo, cojamos el drama médico creado por Michael Crichton que reflejaba sus experiencias juveniles como doctor: “Urgencias”. Aparentemente estamos ante una ficción que relata los pormenores cotidianos de un hospital de Chicago. Pero su tema es una reflexión sobre la vida y la muerte y la delgada frontera que las separa. ¿Por qué la acción de “Urgencias” toene lugar en el servicio de Urgencias? Porque es allí, entre todos los lugares que hay en un hospital, donde hay más muertes, donde una se juega el seguir viva o no.

¿Por qué entre el elenco de personajes no hay ni un solo traumatólogo? Porque a los traumatólogos no se les mueren los pacientes. ¿Por qué no hay un dermatólogo o un dentista o un cirujano estético? Exacto. Lo has pillado.

¿De qué va una serie?

La pregunta ¿De qué va una serie? es una pregunta con dos contestaciones diferentes. La primera, la más sencilla, consiste en resumir en dos líneas la trama general. Sin embargo, la segunda, la reflexiva, consiste en analizar lo que el autor ha querido decir con su obra. Por lo tanto hablamos de la diferencia que hay entre mirar un cuadro y observar un cuadro. Cuando como espectadores podemos situarnos ante un cuadro podemos quedarnos con la superficie de lo que se muestra o ir más allá y analizar las intenciones del artista. Por ejemplo, El Guernica de Picasso : ¿es una secuencia de extraños personajes, seres y animales amorfos crispados y amorfos sobre un fondo en blanco y negro o un alegato contra la guerra?

Libro Como crear una serie de televisión (Ediciones T&B). Gonzalo Toledano y Nuria Verde.

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.