Category Archives: Tips de guion de series

El monólogo interior de la criada

La revolución de la criada

En el guion de la serie “El cuento de la criada” de Hulu predomina la voz interior de June, la criada protagonista. El monólogo interior es un arma de doble filo porque puede dar un aire antiguo, ir a lo fácil a la hora de contar una historia, con la convencional voz en off, y caer en un estilo más literario que cinematográfico. La revolución de la criada

Sin embargo en una historia en la que se impone el silencio por la violencia, se instaura la tiranía y la represión más absolutas, y se utiliza a ciertas mujeres como June para fines exclusivamente reproductivos, se impone la voz interior, el monólogo interno para dar audio a su rebeldía y desesperación.

En esta serie el monólogo interior está utilizado de forma magistral. Vamos a analizar por qué.

Un monólogo interior no explicativo

En realidad, el monólogo interior de June no es explicativo, no sirve para contar la historia, ni para hacer avanzar la narración, no es narrativo, es más bien una suerte de “stream of conciousness” al estilo de las obras de Virginia Woolf, donde sabemos cómo se siente June, lo que piensa, lo que anhela, lo que echa de menos a su hijita y a su marido, cómo se rebela y resiste frente a la dictadura de Gilead.

Otra función de dicho monólogo interior es recordar el pasado de June, saber como pasó lo terrible que pasó, a ráfagas, en momentos suelos, pero sin caer nunca en un estilo explicativo ni antiguo.

“El cuento de la criada” está basada en la novela homónima de Margaret Atwood y nos cuenta una distopía en la que unos sumos sacerdotes utilizan a las mujeres criadas, con el único fin de reproducirse en una ceremonia terrible y no exenta de morbo, en la que están también presentes las esposas de dichos señoros que además son estériles.

Un espectáculo hermosamente macabro donde se induce a las criadas a aceptar la sumisión, y la apatía por miedo al castigo como normalidad.

Atwood dijo que se le ocurrió la idea, cuando en los 80 vio cómo triunfaba y ascendía al poder la revolución islámica liderada por Jomeini en Irán. Un chispazo de imaginación que sirvió de pistoletazo de salida para que la escritora canadiense escribiera su novela feminista acerca de un régimen autoritario machista, en el que cierta casta masculina esclaviza a mujeres jóvenes y las someten con fines reproductivos.

La distopia del Estado de Gilead lejos de ser una realidad futurista y propia de la ciencia ficción presenta muchas analogías con el Afganistán actual dominado por los talibanes.

Aunque ¿soy la única que piensa que “El cuento de la criada” funcionaría mejor como miniserie en vez de con ese porrón de temporadas? ¿Qué opináis? Será la edad y la degeneración cerebral pero cada vez soy más fan de las miniseries.

Puedes ver “El cuento de la criada” en HBO y Amazon Prime Video.

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

Pero ¿quién es Peter Moffat? El nuevo niño dorado de las series

La premisa de la serie británica “Your honor” es muy sencilla: ¿qué es lo que no harías por tu hijo? Adaptación de una serie israelí de la mano de Peter Moffat el rey de las series judiciales.

Como autor de la serie está el guionista Peter Moffat, a quien vamos a conocer mejor en este blog.

Dejó la abogacía

Moffat era un abogado defensor inglés hasta que colgó la toga y la peluca para dedicarse a escribir. Sabe muchísimo de leyes y procedimientos judiciales y eso se nota, y mucho, en las series que ha creado desde “Your honor” (Movistar) hasta “The night of” (HBO)

Su primera serie fue Fine and Private Place, emitida en la BBC, en 1997.

El rey de las series judiciales

“Me quedé despierto toda la noche y escribí y escribí sin parar, reflexionando y haciéndome preguntas. Y me di cuenta de que estaba muy en sintonía con la historia. Pero tuve miedo de ver lo que alguien ya había escrito con la misma premisa. Así que no hice. Quería sacar el máximo potencial de mi propio material. Pero luego lo hice y fue genial, por supuesto porque me dio todo tipo de nuevas ideas y recursos que a mí no se me habían ocurrido. Así que tuve el gran privilegio de escribir por mi cuenta tirando de lo que yo sabía. Y al mismo tiempo, asomarme a un material ajeno”, dice Moffat.

Your Honor” sucede en Nueva Orleans y la premisa es la misma que la serie israelí en la que se basa: ¿qué harías o no harías para proteger a tu hijo?

The Night of, serie judicial

Otro de los proyectos potentes en los que Moffat estuvo involucrado fue The Night of, la serie que cuenta la investigación policial y los procedimientos legales en torno a un complicado caso de homicidio. La ficción está basada en Criminal Justice del propio Moffat cuyos conocimientos legales, una vez, brillan al servicio de la historia.

The Night of es una miniserie que os recomiendo.

Después de pasar una noche con una mujer, a la que un chico pakistaní recoge con un taxi de su padre, éste, llamado Naz, se despierta y la encuentra apuñalada en la cama. El joven huye pero poco después la policía lo arresta y es acusado del asesinato.

“Richard Price, quien desarrolló la serie con Steven Zaillian, me mandó las primeras versiones del piloto de The night of, y me hizo muy feliz. Es un buen guionista. Y tiene la seguridad necesaria para cambiar cosas no sólo por el hecho de cambiar cosas porque sí, sino para mejorar el material. Pero The night of tardó años en ver la luz. Antes tuve que familiarizarme con la justicia norteamericana, y pasar mucho tiempo en Nueva Orleans, y Chicago, en cárceles, salas de juicios, aprendiendo cómo funciona la justicia, y cómo no funciona”, asegura Moffat el rey de las series judiciales.

Su tip de guion

Por supuesto, con Peter Moffat, como con todos los guionistas que pasan por este blog serietelevision.com lo que queremos es aprender, así que vamos a escuchar qué consejo quiere dar a los nuevos guionistas. Os lo resumo: no pongáis el carro antes de los bueyes. s.

“Es realmente importante antes de empezar a hablar de algo, haber trabajado todo lo que puedas en ese proyecto. Me lo aplico a mí mismo. Investigación en profundidad, documentación. Creo que la forma equivocada de aproximarse a un proyecto es mantener una conversación en un café, con un productor, y decidir que es una gran idea y planificar cuándo vas a entregar el guion del piloto, Creo que es mucho mejor: tener la idea, pensar, trabajar, documentarte, y cuando tienes esa conversación en el café, sabes realmente de lo que hablas, y tras seis meses descubres o no que quieres o no pasar escribiendo eso durante cinco años de tu vida. Ese sería mi consejo a un nuevo guionista. A veces es difícil encontrar las horas para escribir, pero si disfrutas del lujazo de tener tiempo, haz eso, aprovecha el tiempo, investiga, documéntate, y prepárate para esa conversación para que te escuchen de verdad“, dice Peter Moffat.

Si te ha gustado el post, te agradezco un montón si lo compartes y sigues mi blog. Me ayudas un montón, de verdad.

Peter Moffat el rey de las series judiciales

Si quieres saber más de mí, curiosea mi Twitter.

Los tips de guion de Mathew Weiner, creador de Mad Men

Mathew Weiner tuvo unos comienzos muy duros en la industria. Los tips de guion del creador de Mad Men.
Weiner nunca quiso de Don Draper y Joan Holloway fueran pareja en Mad Men porque era demasiado obvio.

Vamos a adentrarnos en el mundo creativo de Matthew Weiner, el showrunner que creó Mad Men, quien además ha escrito un libro al respecto: “Getting there. A Book of Mentors”.

Mathew recuerda haber estudiado el poema Kubla Kahn de Coleridge cuando estaba en el instituto. Según Coleridge, tras un colocón de opio, tuvo una visión y escribió el famoso poema. “Pero, cuando empecé a analizar dicho poema me di cuenta de que era imposible, que había pensado en el poema durante meses, se lo había dado a amigos, había tenido feedback”, cuenta Weiner.

Coleridge no escribió su poema de una tacada. Las obras no se escriben de golpe.

Mathew Weiner

Los artistas a menudo ocultan el entramado que les lleva a hacer sus obras de arte, sus bocetos. Quieren dar la impresión de que sus obras son un misterio. pero según Matthew Weiner, si no ves las pisadas, las huellas, las notas, las reescrituras, se crea el mito de que los guiones salen de una tacada, de seguido, tal y como los vemos en la pantalla, como un producto terminad, lo cual es una absoluta falacia.

Mad Men se estrenó el 19 de julio de 2007 en el canal de cable AMC

Los escritores eran reverenciados en mi casa y yo quería ser escritor. Pero cuando fui a la Universidad, no conseguí entrar en ninguna clase de escritura creativa. Las clases tenía 12 o 15 alumnos y tenías que entregar un ejemplo de cómo escribías para poder entrar. Lo mío no era lo suficientemente buenos, al parecer. Me rechazaron una y otra vez. Logré convencer a un profesor de Literatura de que hiciéramos juntos un libro poesía entre los dos. Lo escribí y estaba muy orgulloso cuando acabé. Se lo enseñé a la gente. Se la entregué a un profesor de Humanidades y él me invitó a que fuera a su casa para se la leyera en voz alta. Me dijo que tomara un cuaderno y un boli y empezara a anotar: El infantil uso…. el pueril…. el cliché vergonzoso de…

Era una humillación cruel tras otra. Tuve que anotar todos sus insultos sobre mi trabajo. La tortura duró horas y horas. Al final el profesor se inclinó hacia mi y me dijo: Te habrás dado cuenta de que no eres un poeta. Y yo dije: no, no me había dado cuenta.

Matthew Weiner. Creador de “Mad Men

Matthew Weiner luchó por su vocación ya que le desalentaron.

Tips de guion

  1. Ten la piel dura en lo que a tu trabajo se refiere. Vas a sufrir muchos rechazos, sobre todo al principio. Matthew Weiner dice que él aprovecha el rechazo y lo utiliza como motivación para seguir escribiendo y decir: ahora te vas a enterar. La rabia es gasolina para escribir. Aunque ahora ha llegado a un punto, en el que el rechazo es menos plausible y Mathew teme perder esa motivación.
  2. Escribí muchos guiones ‘spec’ y estuve años sin trabajo. Después de licenciarse en la Facultad, Matthew buscó trabajo en la industria pero le cerrarron las puertas en las narices. Estuvo tres años en casa escribiendo guiones ‘spec’, ‘especulativos’, es decir como tarjeta profesional para enseñar a la gente de lo que eres capaz de escribir, guiones por su cuenta y riesgo, sin que te paguen. Quien llevaba el dinero a casa era su mujer, Linda, de quien se divorció 28 años después, cuando Matthew era ya rico y famoso. Oh,sorpresa, sorpresa.
  3. Tienes que pasar la época negra del principio. Hay luz al final del túnel. No hay que desesperar jamás. Acuérdate de lo que decía Tomas Brueguenthal que pasó su niñez en un campo de concentración durante la Segunda Mundial, y luego fue juez del Tribunal de la Haya: sobre todo no hay que desesperar jamás. Matthew Weiner estaba amargado y lo pasó muy mal. Todos sus amigos trabajaban y él no. Eso es duro pero tenía dentro el veneno de la escritura. Dependía económicamente de su mujer Linda, arquitecto. Matthew intentaba vender sus guiones pero nadie se los compraba. Fue una época oscura. A veces le daba el bajón y dejaba de escribir. Se pasaba el día acostado en el sofá viendo la tele, depre. “Mi madre me llamaba para que llevara a mi cuñado al aeropuerto. Hacia esa clase de mierdas en vez de ser un escritor. La industria me parecía impenetrable y me desanimé. Pero un día vi la película Clerks, de muy bajo presupuesto, pero fresca y auténtica, y yo hice mi propia película sobre un guionista fracasado, usé mi casa y mi coche, puse a mi mujer. Costó dos duros”. No la vendió y no le fue muy bien en festivales. Pero un colega suyo que tenía un piloto en marcha, la vio y le dijo que se sumara a otros escritores que se reunían en una sala de la productora para dar un empujón de comedia a su piloto que era comedia pero no era suficientemente divertido. Matthew aceptó, ¡como para no aceptar! Lo hizo bien y se corrió la voz de que era un guionista divertido. Consiguió trabajo. Tenía mas de 30 años. Si hubiera tirado la toalla, hoy no existiría Mad Men.
  4. Crea tu propia serie. Matthew siempre quiso crear su propia seri pero trabajaba en una comedia durante catorce horas el día. El tiempo libre de su trabajo y familia se lo dedicaba a un proyecto personal de una serie propia sobre los inicios de la publicidad. Investigó, se documentó e incluso invirtió dinero en ella pagando a otros para que investigaran para la serie y para que escribieran en el ordenador el guion, dictaba las líneas a un ayudante. Pero cuando terminó el guion del piloto de Mad Men, Matthew sintió que había hecho algo especial.
  5. Da la plasta a la gente que conoces y a la que no conoces. No tengas vergüenza, mi psicóloga me dice que tengo que arriesgarme más y tiene razón. Date cuenta de una cosa: todo el mundo da la plasta, intenta vender sus guiones, hacer pitchs, colarse en reuniones, pasar su material. ¿Qué es lo peor que te puede pasar? Que te rechacen. Pero el no ya lo tienes. Matthew Weiner persistió, persistió, persistió y volvió a persistir. Le dijeron muchas veces que no, créeme. Pero que te digan que no, no es el fin del mundo.

La oficina de Weiner es digna del creador de “Mad Men”, muebles que datan de los años 50 y botellas de whisky y ginebra, regalos, un desperdicio, porque Weiner apenas bebe. Don Draper fue su vía de escape para toda la insatisfacción que sentía en la vida.

Puedes ver “Mad Men” en Amazon Prime Video.

Los tips de guion del creador de Mad Men.

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Tips de guion de Chuck Lorre. El método Kominsky

Chuck Lorre con Michael Douglas y Alan Arkin durante el rodaje de El método Kominsky.

¿Quien es Chuck Lorre? Pues antes del Método Kominsky ni puta idea francamente. Pero tras ver el método Kominsky, un grande.

Vale, luego me entero de que Chuck Lorre es el creador de Big Bang Theory, Dos hombres y medio y Mom. Los guionistas y creadores a veces están tan ocultos. No es justo.

Lorre también se ha escapado a las libres y verdes praderas de Netflix y es el creador de El método Kominsky. Confiesa que escribió sobre lo que le daba mucho miedo, miedito, miedito y ya sabemos que a los tíos les da mucho miedo todo lo que tenga que ver con la decadencia de su aparato genital, la vejez, la muerte, la decadencia física y psíquica, la soledad. Bueno, Lorre, felicidades porque hacer una buena comedia, con esos ingredientes, no es nada fácil. De hecho tiene mucho mérito, Lorre.

Por cierto, también tiene mérito tener a Danny DeVito de urólogo, metiendo un dedo en el culete de Michael Douglas, y hablando de tipos de cáncer de próstata que puede padecer Michael como si fueran caracoles, tortugas y conejos. Genial.

Michael Douglas es mejor actor con la edad.

Ni una broma con eso macho, ni una broma, le dice un paciente negro a Michael Douglas sobre un grifo que gotea, sobre si va mucho por allí, en la sala de espera del urólogo donde un montón de hombres están sentados con cara de angustia, en un silencio sepulcral. Bueno, pues Lorre hace un huevo de bromas sobre la incontinencia urinaria masculina y las próstatas agrandadas y mear todo el rato y hacerse más larga la meada que un día sin pan. Un puntito de originalidad tiene. Porque seguro que has oído un montón de chistes sobre los sofocos de la menopausia de las mujeres pero ¿cuántos sobre próstatas agrandadas? Ni un chiste sobre ello, macho. Ni uno.

The Kominsky Method también habla de la confusión y desconcierto de los hombres heterosexuales tras el MeToo, como cuando Michael Douglas recibe una invitación a cenar de una alumna y grita:

Me lo ha pedido ella. ¿Lo habéis oído?

Pero con buen estilo. Todo con toneladas de estilo y humanidad y sí, ternura irónica. Coño, no es una serie machista. Os lo juro por Betty Friedan. Es una buena serie. Punto.

Vamos a ver lo que tenemos que aprender de Chuck Lorre.

Tips de guion

  1. Aprovecha cada secuencia. No pierdas el tiempo, que el espectador se va. “Para bien o para mal desde que empecé en esta industria siempre he pensado que cada minuto de emisión es precioso y tienes que aprovecharlo para captar la atención”, dice Lorre.
  2. ¿Hay algo que te de miedo de verdad? En El método Kominsky, Lorre escribe sobre el cáncer de próstata, la disfunción erectil, la aterradora posibilidad de llevar pañales, la incapacidad de dar un paso sin pararse a mear, sí, se refiere a los hombres y la vejez. ¿Que eso no es gracioso? Depende la mirada con la que se mire. Lorre escribió una comedia sobre lo que le daba miedo a él. Rick Gervais en After Life habla de la depresión y del duelo. Todo es el cristal por el que se mira.
  3. Cuenta la historia lo mejor que puedas. “No importa si el episodio dura 28 minutos o 32 minutos, se trata de contar la historia lo mejor que puedas”. Confía en ti mismo y en tu forma de contar. Lorre se ha adaptado a CBS donde no podía decir tacos y rodaba con público, había más censura respecto a los límites del humor, y ha saboreado la libertad que le da Netflix, donde rueda fuera de plató y prácticamente puede hacer lo que le da la gana. En Netflix además cada secuencia no tiene por que ser una broma, lo cual es muy de agradecer.
  4. Mira lo que pasa en la sociedad. En El método Kominsky hay chistes sobre las consecuencias del movimiento MeToo, sobre la hipervigilancia de las madres con la pedofilia, sobre los millenials, y la espitualidad New Age. Todo nos suena. Lorre observa lo que está pasando.
  5. Escribe sobre lo que te gusta. Si a ti te gusta, hay posibilidades de que a alguien más le guste. Escribe sobre lo que amas. “Lo que sientes de forma significativa es a lo que la gente reacciona”.

Ya tienes la tercera temporada de El método Kominsky en Netflix.

10 tips de guion de Sally Wainwright

Sally es la creadora de series como Happy Valley y Last tango in Halifax.
  1. Confía en lo que escribes. Soy una mujer del norte con una falta de confianza crónica en mí misma pero nunca desconfío de lo que escribo. Era el único área de mi vida en la que era fuerte. Y nunca he tenido vergüenza a la hora de enseñar mi trabajo a la gente. Los guiones son muy personales. Es como desnudar tu alma en público.
  2. La inspiración es muy pequeña, es algo que te excita. Me solía preocupar sobre qué era la inspiración y de dónde venía. Es algo muy difícil de responder porque, una vez más, se trata de algo muy personal. Me he dado cuenta de que la inspiración es algo diminuto, la pequeña parte de una idea. Algo que te estimula y excita. Una historia que te afecta.
  3. El chispazo inicial puede ser una escena o una imagen. A veces no te viene una historia enorme, épica, con un principio, medio y final. Es un momento pequeñísimo, una escena. El resto es trabajar mucho para averiguar por qué ha pasado eso, de dónde viene esa escena.
  4. Mi proceso de escritura empieza con los personajes. Es difícil describir el proceso porque parece que tengo un método de escritura y no es así. Para mí, empieza con los personajes. Escribo todo lo que sé sobre ellos y tiro de ahí.
  5. El trasfondo es importante. Cuánta más experiencia tengo como guionista, más me doy cuenta de que el trasfondo es muy importante. Nunca tienes suficientes detalles de los personajes en el presente así que tienes que saber mucho de su pasado, cuánto más mejor. Cada mínima insignificancia de tu pasado revela cómo eres ahora.
  6. Siempre escribo una guía. Para Happy Valley escribí una guía de diez páginas, de letra con fuente pequeña, con mucho detalle. Es como construir una base de una pared. La base tiene que ser sólida porque sino cuando pongas la novena capa de ladrillos se derrumbará.
  7. Elige un lugar específico que conozcas. Creo que es muy importante situar tus dramas en lugares muy específicos que no sean ciudades genéricas como Londres o Nueva York. Algunas de las series de más éxito como Breaking Bad, están situadas en un lugar muy concreto. Potencia la credibilidad y te crees que esos personajes existen allí como en Fargo, por ejemplo.
  8. Economiza al escribir. El tiempo en la pantalla es precioso. Y tienes que hacer algo nuevo en el tiempo que tienes, que no es mucho.
  9. Relee lo que ya has escrito de un capítulo. Voy por la página 42 de mi actual guion y cada día releo lo que ya he escrito. A medida que avanzas te das cuenta de sí funciona o no y también te da una sensación de premio, de que tu esfuerza se acumula en las páginas del guion.
  10. No creo en el bloqueo del escritor. Todos los días vas a llegar a un punto de la secuencia que estás escribiendo en el que no sabes qué pasa a continuación. Tienes que luchar y traspasar ese momento de vacío. Cuando te bloqueas a veces es porque no has pensado las cosas en profundidad y te falta algo.
Sally en el rodaje de Happy Valley, dirigiendo un episodio de la serie de la BBC.

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Los tips de guion de Sally Wainwright.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

Tips de guion de Terence Winter

Terence Winter firma algunos de los mejores guiones de los Soprano y es el creador de la serie Boardwalk Empire. Estuvo nominado al Oscar por su guion de El lobo de Wall Street.

Terence se levantaba a las tres y media de la mañana para trabajar en una escritura que le permitiera entrar en Los Soprano mientras trabajaba como guionista en otra serie.

Tengo que admitirlo, Terence, eso es ser muy muy perseverante. Eso es tenerlo muy muy claro, Terence.

-Lo haría otra vez-dice Terence Winter.

Terence Winter quería trabajar en Los Soprano. Para conseguirlo se levantaba a las tres y media de la mañana para escribir.

Terence Winter cree en la ética del esfuerzo y del trabajo duro.

Ética del trabajo, escribir de lo que sabes y la importancia de dormir pequeñas siestas a lo largo de tu jornada laboral son algunos de sus consejos.

Terence Winter firma algunos de los mejores guiones de Los Soprano

También creó Boardwalk Empire.

5 tips para escribir

  1. Saber de interpretación es importante para poder escribir mejores personajes. “Cuando empecé a escribir, alguien me recomendó que me apuntara a una clase de interpretación, no porque yo quisiera ser actor sino para que me pusiera en la piel de un actor y entendiera lo que le estba pidiendo. También me di cuenta de que no sabía actuar”. Pero le dio ideas para Los Soprano. “David Chase y yo hablamos de la posibilidad de que Christopher se apuntara a una clase de interpretación. Y luego fue parte del primer capítulo que escribí para Los Soprano”.
  2. Deja que tu pasado, tus orígenes, tu vida de forma a lo que escribes. Aterrizar en Los Soprano le costó, pero él conocía el mundo de Los Soprano, se había criado con gente parecida. “Tienes que replicar el mundo de la serie que estás escribiendo. Eso es una habilidad importante a lo hora de escribir guiones de series. “Por ósmosis entendía la psicología de esa gente, lo que hacían, cómo hablaban y cómo pensaban”. Sin embargo cuando escribió para la serie Flippers, Terence no tenía ni idea de cómo hablaba un biólogo marino. “Fue un desafío escribir para esa serie”.
  3. Entrénate para escribir en cualquier parte. Terence Winter dice que el lugar donde escribe tiene que ser silencioso, no escucha música y evita las distracciones. Pero, con el tiempo se entrenó a si mismo para escribir en cualquier parte: en una escalera, en el set del rodaje, en una cafetería, en el coche, donde fuera. “Si me enfrento a un plazo de entrega, dejo a mi hijo en el tenis, me voy al aparcamiento, entro en mi coche y escribo allí”.
  4. Cree en el poder de la siesta.Cuando estoy cansado, no puedo trabajar”. Claro que tiene una solución para ese problema: las siestas. Ser guionista le da la oportunidad de dormir una siestecita a media mañana, la siesta del carnero o siesta del cura, o después de comer, tipo las siestas que se echaba Camilo José Cela. “Le digo a mis compis: necesito 30 minutos para echarme un poco, vosotros haced lo que os de la gana”. A Terence no le importaba lo que hiciera el resto del equipo, que hiciera una pausa para echarse un cigarro, para tomar un café, para comer, “yo solo necesitaba una siesta”. Para él no tenía sentido forzar las palabras para que fluyeran, cuando no lo hacían.
  5. Abrirse y ser vulnerable. Los secretos para tener éxito escribiendo. Cuando trabajó en Los Soprano, Winter se dio cuenta de que clase de gente contrataba David Chase como guionistas. “A aquellos dispuestos a abrirse psicológicamente y compartir, a abrirse las venas, literalmente, y contar cosas íntimas de su propia vida, y contar cosas que les habían pasado de verdad delante de los otros guionistas”. Ese era uno de los mantras de David Chase: que te confesases psicológicamente cuando se estaban preparando los guiones en la sala de escritura que, en realidad, se convertía en una sala de terapia. “Eso lo aprendí de David Chase. Sí, se lo debo a él. Sí, lo que hago es crear un entorno seguro donde el guionista pueda contar la peor cosa que le ha pasado en la vida, o la peor cosa que le ha hecho a alguien, o el pensamiento más mezquino que ha tenido en su vida y luego escribimos sobre ello”, dice Winter.
Steve Buscemi era el protagonista de Boardwalk Empire.

Bueno, eso es todo amigos. Mañana más historias, consejos sobre guion, series, y diversión y risas.

Engaño. Cuando la alumna te coge manía

El punto de arranque de la serie Engaño, de Sundance TV, tiene un retazo original. Se toma su tiempo para respirar antes de dar caña. La historia pasa en Cambridge, en el paisaje del río Cam, las bateas, los campaniles y las fachadas góticas de las Universidades, con sus claustros interiores, residencias de estudiantes, y personal vestido con chaleco y corbata. Todo empieza cuando una alumna, Rose, entrega un trabajo que no es suyo a su profesora de sociología Leah.

Leah cada vez más de los nervios

Rose es la típica alumna que temes como profesora. Mediocre, manipuladora y encima de las que se obsesionan y acosan al profesora. En la serie se da vuelta al tópico, arrancando con la premisa: ¿qué pasa si un alumno te coge manía y te busca las vueltas y además su padre ha donado un importante suma de dinero a la Universidad?

Engaño es un thriller psicológico en el que se enfrentan Katherine Kelly (la profesora) y Molly Windsor (la alumna). Gaby Hull es la creadora de la serie en la que dos mujeres se enfrentan psicológicamente, con consecuencias fatales.

Rose y Leah llevarán su enfrentamiento al extremo

La presentación del personaje de Leah nos muestra a una mujer que intenta quedarse embarazada de su marido y está con los tratamientos in vitro, con tensión de pareja. Es profesora de Sociología en Cambridge y está a punto de conseguir una plaza fija. Rose es alumna de último año e hija de un importante donante de la universidad. Cuando Rose le presenta un trabajo de Sociología demasiado bueno para ella, Leah cuestiona su autoría. Y a partir de ahí Rose se enloquece, se lo toma como un desafío a su narcisismo y como afrenta personal, minando la estabilidad de su profesora.

Como punto de arranque es inquietante. Sobretodo por el detalle extra de que Leah está colgada de un colega, un profesor negro, y después de hablar con él, se mete en los baños de chicas y se masturbaa pensando en él. Rose, su alumna, la pilla. Vergüenza. Aunque nos tenemos que creer, acepto pulpo como animal de compañía, que un profesora se meta en los baños de la facultad a jugar con su clitoris y alcanzar el clímax.

Rose y Leah tienen un mal rollo increíble.

Sin embargo más allá del punto de arranque, Leah es interesante por su incandescente frustración. Su marido, Adam, no le hace caso ni la escucha, absorto en su portátil sobre sus rodillas, así que no me extraña que Leah se masturbe pensando en su colega afroamericano. Pero Adam también tiene su corazoncito y le pregunta a Leah:

-Quieres tener un hijo conmigo?

Los roles se invierten. Es Adam el más interesado en tener hijos, y no Leah. Y cuando ella acepta el compartir genes con él, cede y se lee el trabajo de Rose: “El escándalo como criterio de poder en la sociedad actual.”

-Esta chica es un genio-dice Adam.

-Y tan genio como que no lo ha escrito ella-dice Leah.

Miniserie de cuatro capítulos. Veremos lo que da de sí.

Los momentos cocinillas. Shtisel

Tengo una amiga, Carmen, que es guionista. Ahora trabaja en la serie Acacias, de RTVE. Qué pena que la acaben de quitar, una serie que hacía feliz y acompañaba a tanta gente. Pues bien a mi amiga Carmen le encantan “los momentos cocinillas” en los guiones. En la serie Shtisel, hay a porrón.

Shtisel, una serie donde abundan “los momentos cocinillas”

Los momentos cocinillas en guion son esos instantes donde los personajes hacen cosas muy cotidianas y familiares, como cocinar, preparar la cena, planchar, doblar la ropa limpia.

En esos momentos afloran las conversaciones normales e íntimas, las conversaciones más relajadas entre un padre y un hijo, entre un matrimonio, con los hijos.

En Schtisel abundan los momentos cocinillas. Me encanta ver a Akiva cocinar comida kosher para su padre. Me encanta ver a Giti doblar la ropa limpia mientras habla con Lippe. Me encanta ver a Akiva y Shulem cenar con esas tazas de tés. Me encanta asomarme a la vida cotidiana, casera e íntima de los personajes de la serie que estoy viendo. Para mí resulta imprescindible contar con momentos cocinillas.

Momento cocinilla por excelencia

En Shtisel también he descubierto “los momentos terraza”. Se producen cuando Akiva sale a la terraza de su casa, se sienta en un sillón y contempla el viejo barrio ultraortodoxo. Son momentos de gran belleza. Akiva sale a su balcón a fumar, a relajarse, a pasar su tristeza y melancolía, a solas consigo mismo, y la noche, los balcones iluminados crean una atmósfera llena de encanto y delicadeza.

La vida pasa delante de una terraza.

Cómo crear una serie de televisión

Un manual sobre guion de series de televisión de GONZALO TOLEDANO Y NURIA VERDE.

Cómo crear una serie de televisión (Ediciones T&B)

¡NO LO COMPRES!

Te cuento todo su contenido aquí en este blog “Cómo crear una serie de televisión” sin que te gastes un solo euro. Comparto todo mi conocimiento sobre guión de televisión y cine, con ejemplos prácticos y actualizados, con series de Netflix y HBO, con tus títulos favoritos.

Todo lo quisiste saber sobre el guión de las series de televisión y nunca te atreviste a preguntar.

Abandonad toda esperanza. Habéis entrado en el infierno de los adictos a las series, un narcótico más potente que la heroína y que causa serros daños cerebrales porque la realidad ya no te basta y te robar horas de cama y descanso.

Las series no compiten con el cine, ni con la literatura, ni con la música, ni con tu trabajo. Compiten con tu sueño. Si te roban horas de apagarte sobre tu almohada eres tan adicta como yo.

¿Y quién soy yo? Yo soy Nuria Verde, una de las autoras del libro Cómo crear una serie de televisión, guionista y novelista.

Objetivos

Las series de televisión, ya sean dramas o comedias, nos han hecho pasar buenos y malos momentos. Este género, rival de la pantalla de cine, cobra cada vez mayor peso en las cadenas.

Os doy, de forma sencilla y con multitud de ejemplos, una serie de consejos para que creemos nuestra propia serie de ficción y con ella logremos el éxito en el medio catódico.

¿Sabías que Lena Dunham, la creadora de Girls, se empeñó en mostrar desnudos integrales suyos como condición para rodar la serie? ¿Conocías el secreto de que Dunham apoyó a un guionista de su equipo acusado de agresión sexual en pleno Me Too?


¿Te habías enterado de que Mathew Weinner escribió el piloto de su serie Mad Men en un Starbucks? ¿Y que David Simon, creador de The Wire, dejó el periodismo “porque unos hijos de puta compraron mi periódico y dejó de ser divertido”? ¿O que la serie Creédme está basada en una artículo de The New Yorker que ganó el Premio Pulitzer?
¿Sabías que Anthony Zuiker, el creador de CSI, era conductor de autobuses antes de triunfar en la tele? ¿Tenías idea de cuántas cadenas de televisión rechazaron la serie Los Soprano de David Chase?
¿Y que Michael Crichton tuvo durante veinte años guardado en un cajón el drama médico Urgencias? ¿Estabas al corriente de que a Alan Ball le hicieron repetir el piloto de A dos metros bajo tierra por ser demasiado normal? ¿Y que Friends se creó en un taller de guion?

A lo mejor tú también tienes una idea para crear una serie de televisión. Pero desconoces cómo se debe escribir el proyecto y su capítulo piloto. Este libro te guiará paso a paso en este proceso creativo de escribir la biblia de una serie de televisión. Desde el tema a los personajes; desde la estructura al tono; desde el punto de arranque al título.

“Siento que soy la voz de una generación”, dice Hannah a sus padres cuando les cuenta su vocación literaria y les pide dinero para sostenerla.

¡Y todo te lo cuento aquí en este blog sobre guion de series y películas sin que tengas que comprarte el libro en Amazon o en librerías!

The Wire, serie creada por David Simons,

Indice

  1. Idea y sinopsis. Ejemplos.
  2. Creación de personajes, con especial hincapié en los personajes femeninos. El arco de transformación del personaje. Ejemplos.
  3. Estructura. El viaje del héroe. Ejemplos.
  4. El arte del dialogo, con ejemplos.
    El subtexto.
    Las tramas paralelas para hablar de uno mismo.
    La iluminación de aquellos que te conocen.
    La verdad que se cuenta a los desconocidos.
  5. Originalidad. Crear la marca diferenciadora de tu serie.
    Ejemplos.
  6. Escritura del capítulo piloto. Escaleta de tramas.
  7. Venta de la serie. Pitch.
  8. Showrunners. ¿Quiénes son los creadores de las series de televisión?

¿Quieres lanzarte a la aventura y aprender conmigo?

Biblia de una serie

La biblia es una obra que reúne los conocimientos relativos a una materia. Cualquier producto audiovisual antes de nacer siempre es papel. Para poder ver algo reflejado en la pantalla antes deberemos haberlo escrito. En el mundo televisivo, plasmar en papel una serie se denomina “la biblia”. Por tanto, la biblia es la descripción escrita del contenido de la serie a excepción de los guiones. Aunque en la actualidad las biblia tienden a incluir el guion del primer capitulo de la serie que se denomina “episodio piloto”.

Fleabag es la adaptacion de Waller-Bridge de un monólogo, con el mismo nombre, que representó en Fringe Festival de Edimburgo, con el que ganó el primer premio.

No existe una ley ni formato tipo que rija las características de las biblias. Tanto es asi que los analistas de las cadenas de televisión tienen sobre sus mesas multitud de biblias de folios blancos, rosas o amarillos, multitud de biblias con portadas a color, en blanco y negro, con imágenes, siluetas o gráficos, con más de cien páginas, con unas cincuenta o con apenas treintaycinco. En lo referente a la redacción de las biblias hay todo un galimatías de formatos diferentes.

En base a mi experiencia, a continuación, describo los puntos indespensables que ha de tener una biblia. Planteo una serie de pautas y reglas que permiten al lector escribir su propio proyecto de serie.

En el episodio “El Carrusel”, Don Draper hace una venta perfecta de un carro de diapositivas. La biblia tiene que vender tu serie.

Además de las pautas técnicas, artísticas y formales, que voy a compartir con vosotros en este blog, hay dos factores psicológicos imprescindibles a la hora de elaborar la biblia de una serie.

El sentido común

Es cierto que para definir este concepto tenemos que hacer un esfuerzo de imaginación y creer que la mayoría de la gente entiende por sentido común toda una serie de proposiciones relacionadas con la prudencia. Hay que tener siempre presente que la prudencia y la moderación venden más que la irreflexión y la insensatez. Por tanto, escribamos claro, sin circunloquios ni extravagancias, asumiendo riesgos que no nos dejen tirados y sin blanca a las primeras de cambio. Las biblias no son carreras de velocidad sino pruebas de fondo, verdaderos maratones para los que hay que estar muy bien preparados. Quien se crea que puede escribir la biblia en un solo día, hincará el pico.

Amor propio y confianza en tu historia

Pensamiento positivo. Te lo tienes que creer. Cuando una se cree lo que hace, genera en su entorno una fuerza positiva, una potencia de confianza y entusiasmo, que se transmite a los demás.

¿Cuántas veces nos quedado absortas ante un anuncio de teletienda que promociona una máquina milagrosa para hacer ejercicio que te quema los michelines o una crema obtenida de la baba de caracol? Muchas veces. eso se debe a la forma en la que nos venden el producto, al convencimiento del vendedor en que nos está ofreciendo lo mejor del mercado, que nos propone algo que va a mejorar nuestras vidas. Si nuestra serie está muy bien, es viable llevarla a cabo y va a gustar a la gente. Si tú no te quieres, si no crees en ti, ¿un extraño lo va a hacer?

Extracto del libro “Cómo crear una serie de televisión” de Gonzalo Toledano y Nuria Verde (Ediciones T&B)

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.