Tag Archives: bbc

“Showtrial”: una tensión ascedente

Foto de Showtrial

El capítulo dos de la serie “Showtrial” consigue mantener una tensión ascendente y mantiene el buen sabor de boca que nos dejó el capítulo piloto. La incendiaria interpretación de Celine Bunks que interpreta a la descarada, vulnerable, y desagrable Talitha, logra lo imposible: que empaticemos con ella. El punto de vista es original: el de Talitha, la principal acusada del asesinato de su amiga Hannah, junto al de su abogada, Cloe.

Por supuesto, los roles están invertidos. Y los guionistas de World Productions logran que la inspectora encargada del caso, Cassidy, no nos caiga bien por su estilo agresivo y voraz. Aunque, claro, hay un caso de una chica asesinada en juego.

Los guionistas siguen hilando fino también con las injusticias de clase,y uno de los inspectores empatiza con la madre de la víctima, con quien comparte orígenes obreros, que nos abisma en su dolor por haber perdido a su hija tan trágicamente.

Trama personal y policiaca

El cambio de foco sobre el sospechoso, ahora Dhillon, ahora Talitha, es un recurso clásico en el thriller, así como los obstáculos en la investigación policial que hacen descartar sospechosos para luego reengancharlos, son recursos clásicos del thriller.

Desde el punto de vista del guion, se profundiza aún más en la relación entre Talitha y su abogada, Cloe, columna vertebral de la trama personal, más allá de la trama policiaca, noir, que se estrecha cada vez más y más.

En capítulo 2 hay que justificar muy bien un paso de la trama cuando Cloe invita a su clienta a quedarse en su casa tras ser liberada, acto no muy ortodoxo desde el punto de vista de la deontología profesional. Para que Cloe decida dar semejante paso hace falta en la trama que Talitha se desmaye y se golpee en la cabeza porque tiene una afección, al salir de la comisaría. Cloe se apiada de ella, además verbalizando mediante el siguiente diálogo, la decisión de invitarla a su casa:

-No puedes volver a tu casa, Tlitha. Te estarán esperando un enjambre de periodistas.

Tensión de clase, sexo, política para una serie de la BBC que ha atrapado a Inglaterra, y a mí también, por su buen hacer. Sin duda la serie explora la idea de si la verdad importa o no, en un juicio que tiene enganchado al país.

¿El veredicto se basará en lo que realmente pasó o en la idea que se haga el jurado de la acusada? Esa es la potente premisa de “Showtrial”, una serie que merece la pena ver en Movistar +.

Vamos a ver cómo evoluciona la ficción británica y si logra mantener la atención sin excesivos trucos.

Si te ha gustado el post, compártelo con alguien que también los disfrute. Te estoy muy agradecida.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

“Showtrial”: la sombra de la duda es alargada

He empezado a ver “Showtrial”, la serie de la BBC, que me tiene acostumbrada a series de calidad que han hecho los placeres de mis papilas gustativas de serieadicta. El planteamiento de la serie atrapa y no decepciona, e incluye una lucha de clases, en este caso una chica de clase alta que envidia a una chica de clase baja, y se muestra agresiva y despectiva con ella. Y cuando la chica de orígenes obreros desaparece…

“Showtrial” nos cuenta la historia de un caso de asesinato que capta la atención de los medios de comunicación. Cleo Roberts, una abogada de altos vuelos caída en desgracia, que defiende a la acusada, se convierte en el centro de atención.

“Showtrial”, cuyo pitch es: “inocente hasta que se demuestre lo contrario” es una produccion de World Productions y la BBC, de los creadores de “Vigil”, una serie que me gustó muchísimo y “The line of duty”, otra ficción interesante que hace las delicias de mi hermana Laura. Les doy un voto de confianza.

El piloto, “Rezando por ella”, -es el hashtag que circula por Twitter tras las desaparición de Hannah, la víctima- funciona como una máquina bien engrasada y atrevida que engancha la atención del espectador como una tela de de araña bien urdida y trabada, sin dejar un respiro y con la inestimable cualidad de dejarnos con ganas de ver más.

La serie recae sobre los hombros de la actriz Celine Buckens, quien hace una interpretación apasionada e incendiaria encarnando a Talitha, la chica pija, pagada de sí misma, despectiva y lenguaraz, acusada del asesinato de su amiga, que establece una singular relación con Cloe, su abogada defenestrada desde las más altas esferas de la abogacía por un error profesional y destinada a la trinchera de la abogacía de oficio donde sus casos incluyen a camellos de poca monta. Cuando, de repente, se le presenta el caso de amenazas de Talitha a Hannah que acaba en acusación de asesinato ve la oportunidad de su vida.

Por supuesto, la pregunta que flota en el ambiente mientras ves el piloto de “Showtrial” es: ¿lo hizo Talitha o no lo hizo? ¿se cargó a su compñaera Hannah por envidia o sólo le hizo unas amenazas insensatas y despreciables por What’sApp? Esa tension y el hecho de que la actriz interprete con esa maestría a esa chica pija despreciable impulsan “Showtrial”.

Puedes ver “Showtrial” en Movistar +. De momento sólo hay un episodio disponible, a medida que vaya viendo más episodios, os iré contando de la A a la Z, amigas.

“Showtrial”: la sombra de la duda es alargada.

Si te ha gustado el post, cómpartelo con alguien que también lo disfrute. Te lo agradezco. Me ayudas mucho.

“Vigil”: la importancia de acabar en alto

Lo más interesante de “Vigil”, la nueva serie de la BBC, es que sabe mantenerte en tensión a cada minuto, sin dejarte respirar, ya estés bajo el agua, en el submarino de la armada británica o en la superficie, en la base naval inglesa en Escocia . Hay secretos ocultos, corrupción y silencio, en la misión secreta que lleva a cabo un submarino nuclear, Vigil, que navega bajo las aguas del Atlántico Norte. De repente, un marino aparece muerto en su litera por sobredosis de heroína y se abre una investigación policial. Vigil y su guion que acaba en alto.

El creador de “Vigil” es Tom Edge, el mismo que ideó las series “Line of duty” y “Bodyguard”.

Por supuesto, nada es lo que parece y Burke, el marinero muerto, en realidad ha sido asesinado dentro del submarino después de haber tenido una pelea, con su mando superior, sobre si debían salir a la superficie para auxiliar a un pesquero que se estaba hundiendo o seguir adelante con su misión secreta, ocultos bajo el océano, y dejar a la tripulación náufraga a su suerte funesta.

El caso se lo encargan a la inspectora interpretada por Suranne Jones, quien tendrá que pasar tres días en el submarino, averiguando la verdad. Pero una vez que la escotilla se cierra, Jones se encuentra con un ambiente hostil, claustrofóbico, muy jerarquizado y nada colaborador con su investigación criminal.

Fuera del Vigil, en tierra, Leslie, una inspectora de policía compañera, Leslie, hace sus propias indagaciones enfrentándose a una armada británica opaca y agresiva. El caso Burke trasciende el confinamiento del submarino, y desvela una conspiración que ameneza el corazón de la seguridad nacional de Gran Bretaña.

Al final, un ‘cliffhanger’

“Vigil” promete ser una maravilla y la estoy disfrutando hasta las trancas. Contada a la antigua usanza, la serie tiene el sello de calidad de la BBC, con sólidas interpretaciones y un guion sin fisuras. Pero lo más impresionante es su ritmo tenso y rápido junto con la capacidad de los guionistas para acabar los episodios en alto, con un ‘cliffhanger’, hecho que me ha dejado con ganas de ver el siguiente episodio, pescando con su anzuelo de conflicto y expectativa mi atención.

El piloto de “Vigil” contiene en su guion todos los elementos necesarios para funcionar como taladradora de emoción que saca petróleo secuencia a secuencia: un entorno complejo y lleno de conflictos, un puzle interesante, interpretaciones convincentes, una trama intrigante, con sus puntos de giro emocionantes, y un reparto muy competente.

Puedes ver “Vigil” en Movistar +.

Si te ha gustado el post, compártelo. Te lo agradezco porque me ayudas mucho.

Vigil y su guion que acaba en alto.

Si quieres saber más de mí, curiosea mi Twitter.

“Condena”: la línea clásica renovada de la BBC

“Condena” es una serie sobre la culpa, los remordimientos, la imposibilidad que tiene de perdonarse a si mismo, Sean Bean, brutal y honesto, la mejor interpretación masculina que he visto en mucho tiempo, pero la serie también se revela como una crítica al sistema carcelario británico, ineficaz, inhumano, donde un preso que entra por primera vez en la cárcel como Mark Cobden (Sean Bean), profesor en su antigua vida, quien se enfrenta a una condena de cuatro años, es carne de cañón.

Craigmore. Bienvenidos al infierno. Sean Bean no tiene ninguna posibilidad como educado profesor de Lengua y Literatura al caer en una olla a presión donde el hombre es un lobo para el hombre. Acosadores de instituto aquí en formato de criminales acosadores de cárcel. Pero Sean es un hombre manso y no se defiende, lo que en la cárcel significa estar muerto. Carne de cañón.

Esta miniserie de tres capítulos de la BBC es de lo mejor que se puede ver en la televisión actualmente. Verdad y asfixia, líneas clásicas para diseñar y contar la historia, la interpretación impactante de Sean Bean y Stephen Graham, el funcionario de prisiones, y unos personajes muy vivos a los que comprendes y conoces, llenos de verdad y dolor y arrepentimiento. Hombres condenados que pagan con su vida las vidas que han arrebatado.

Sean Bean interpreta a Marka, un profesor de Lengua alcohólico que quiere expiar su pena.

La vida anterior de Sean Bean se afantasma, pierde sustancia y realidad: su trabajo como profesor, su hijo, su matrimonio. El remordimiento y el arrepentimiento toman la forma de un flashback troceado que no completaremos hasta el final del tercer episodio de la miniserie británica: la carretera borrosa, demasiados vodkas en el cuerpo, una conducción confusa, la lluvia, y un atropello, la razón por la que Bean está en Craigmore.

La relación entre Sean Bean y Stephen Graham es uno de los puntos fuertes del guion de “Condena”

Hay varios puntos originales y diferentes en “Condena· comparada con otras serie del género carcelario. Sean Bean no es inocente, ha matado a alguien, Sean Bean sufre por lo que ha hecho y está dibujado a la perfección como personaje, conocemos su interior, conocemos su miedo y su remordimiento, exploramos su desesperación, su pánico, y su depresión. Sean Bean no es solo es un personaje que sufre, no, es un personaje multidimensional, con alma, al que, haya hecho lo que haya hecho, atropellar a un hombre y matarlo, entendemos.

Pero aquí viene la radical diferencia con otras series carcelarias, no solo entendemos al preso que acaba de ingresar en una prisión, puro infierno de Dante, también empatizamos y comprendemos a Stephen Graham, quien interpreta a un funcionario de prisiones honesto y estricto al que todos los presos llaman “jefe”, y que se ve atrapado en un conflicto emocional brutal porque tiene ingresado a su hijo en prisión, amenazado por otros presos. Por cierto, vuelve un tema recurrente de las últimas series que he visto: un buen hombre que hace cosas malas por salvar a su hijo, por ejemplo, “Your honor” o “American Rust”, aunque en esta última se trate del hijo de la mujer que ama Jeff Daniels.

Nada es blanco y negro en “Condena”. Nada es un brochazo gordo. Nada es maniqueo, nada es fácil. Todo es complejo y contradictorio, propio de las sutilezas y misterios de la naturaleza humana.

Puedes ver “Condena” en Movistar +. Súper recomendable.

Si te ha gustado el post, compártelo. Te lo agradezco porque me ayudas mucho.

Carne de cañón.

Si quieres saber más de mí, curiosea mi Twitter.

La historia de amor de Alan y Celia. “Last tango in Halifax”

Celia (Anne Reid), la madre de Caroline, la maravillosa Sarah Lacanshire, no ha tenido un matrimonio feliz. Frialdad, distancia, falta de amor, falta de todo. A muchas mujeres de su edad les pasa lo mismo. Por fortuna, cuando arranca “Last tango in Halifax”, Celia ya está viuda. Así que cuando recibe una mensaje por Facebook, (la red social de los viejunos) de Alan, su primer amor, flipa en colores. Ambos se ponen en contacto y se citan para verse, para horror de su hija Caroline, quien insiste en ir con su madre a la cita, no vaya a ser el Alan éste un tío tipo Bigote Arrocet con Teresa Campos.

Alan vive con su hija y sus nietos en su granja en plena campiña inglesa. Alan (Dereck Jacobi) es un encanto, cariñoso y dulce. Su familia es la opuesta a la de Celia, quien vive con su hija, Caroline, y sus nietos en una mansión de Halifax. La familia de Alan es rural, campechana y la sal de la tierra, su hija trabaja en su granja. Pero Alan y Celia se encuentran en un pub, reverdecen antiguos brotes amorosos, siguen enamorados, y se dan cuenta de que cuando eran jóvenes, su alejamiento fue derivado de una amiga celosa de Celia que no entregó una carta de amor a Alan a ésta.

“Last tango in Halifax” es una serie de BBC ONE que empezó a emitirse el 20 de noviembre de 2012.
Dereck Jacobi (famoso por su papel en “Yo, Claudio”) encarna a Alan, el primer amor de Celia, aún enamorado de ella.

Dereck Jacobi interpreta a un personaje delicioso. Alan encarna al abuelo que a todas nos gustaría tener. Tierno y bondadoso, mira por su hija, que es una cabeza loca, pero también por sus nietos. Es la roca de su familia y a la vez, le sobra cariño por Celia, y supone la contrapartida luminosa al oscuro marido de la madre de Caroline.

Celia y Alan forman una pareja que viven una historia de amor de las que nunca vemos en una serie de televisión: una historia de amor protagonizada por dos ancianos.

Las segundas oportunidades, el nunca es tarde para el amor, el primer enamoramiento es para siempre son los temas que gravitan en “Last tango in Halifax”, inspirada en una vivencia autobiográfica de la creadora de la serie, Sally Wainwright, cuya madre se casó con su primer amor en la vejez.

Alan se casa con Celia, y se pone a bailar y cantar en plan escocés durante la boda en un momentazo épico.

Por otra parte, la pareja también sufre sus crisis, especialmente cuando Caroline se enamora de Kate, y sale del armario. Celia se lo toma fatal y causa sufrimiento a su hija. Ambas se distancian. Sin embargo Alan da la cara por Caroline y Kate, acusando a Celia de cerrazón. La pareja discute y Celia aunque sigue sin gustarle la relación de su hija con Kate, da su brazo a torcer.

Last tango in Halifax es una serie para disfrutar y no parar, sobre todo por la historia de amor de Alan y Celia.

Si te ha gustado el post, compártelo. Te lo agradezco porque me ayudas mucho.

Si quieres saber más de mí, curiosea mi Twitter.

Sally Wainwright, la creadora de Happy Valley y Last tango in Halifax

En un mundo dominado por los hombre, el de las series de televisión, destaca una mujer que nos ha dado dos de las mejores series de la última década: Happy Valley y Last tango en Hallifax. Conozcamos mejor a Sally Wainwright, sus orígenes, cómo se formó y adquirió experiencia en guión y algunos de sus tips guionísticos. Sally es una de mis guionistas favoritas, me encanta su fuerza, sus historias, y los personajes de mujeres reales y con problemas que crea, llenas de verdad y humanidad, como la Catherine de Happy Valley.

Sally vive en Oxfordshire.

Cuando era joven y empezaba como guionista, la despidieron de una serie llamada Emmerald, la contrataron en Coronation Street donde se pasó una pila de años, y luego Sally Wainwright se hizo un nombre en la industria gracias a dos creaciones originales: Happy Valley y Last Tango in Hallifax.

Sally rueda en Siobon Hall, una casa solariega en el campo, en West Yorshire, un casoplón rodeado de cesped, bosques, y caballos, donde supervisa la última serie que ha creado: Gentleman Jack, sobre la primera lesbiana de la historia de Inglaterra, que perseguía a mujeres y la miel de su amor, con una libertad increíble en 1832.

La violencia en Happy Valley

Happy Valley es una serie policiaca de la BBC que os recomienzo de todo corazón. Está protagonizada por Sarah Lacanshire que encarna a la sargento Catherine Cawood, obsesionada con perseguir al hombre que violó a su hija, quien luego se suicidó. Su némesis es Royce, un psicópata guapo sin escrúpulos acostumbrado a manipular y dañar a las mujeres que además es el padre del nieto de Catherine.

Happy Valley, una serie impresionante, diferente a todas las series policiacas que has visto en televisión.

Es increíble como Sally trata ciertos temas policiales de forma tan diferente a cómo se han tratado en la ficción tradicionalmente escrita por hombres. La violencia, por ejemplo. Royce, el violador de su hija, da una paliza a Catherine, ella responde, se pelean. Al final aunque logra detener a Royce, Catherine acaba deprimida y traumatizada, sin recuperarse de la violencia con Royce.

Tommy Lee Royce, el violador de la hija de Catherine.

O la manera en la que Catherine se enerva y se pelea con su nieto, sobre quien tiene miedo de que sea un psicópata como su padre, pero a la vez es su nieto, o cuando persigue corriendo a un sospechoso y se queda sin aliento, y trata que no se suicide, siguió un cursillo apresurado de cómo tratar con gente que se quiere suicidar pero fracasa. Es diferente a todo lo que has visto.

Sarah Lacanshire es Catherine Cawood en Happy Valley.

Cuando era una niña, veía todo lo que ponían en televisión. Era mi mundo. Pero no sabía realmente que había gente que lo escribía. De repente me di cuenta y a los doce años quería escribir para Coronation Street, y era muy buena serie en aquel entonces, un drama consistente. Hay tantas telenovelas cuyos capitulos son tan repititivos hoy en día.

Sally Wainwright

Sally dirigiendo un capítulo de Happy Valley.

No tenía mucha vida social pero tampoco la quería. No me sentía sola. Me pasaba las tardes dibujando y escribiendo. La gente pensaba que yo era rara, pero tenía a un grupo de amigos en el instituto y solo me acosaron una o dos veces. Fui la única de mis amigos que fue a la universidad. Fui a York a estudiar Historia. Allí empecé a tener una vida social.

Sally Wainwright

Su otra serie es Last Tango in Hallifax, una historia deliciosa y llena de chispazos cómicos sobre el choque de dos familias. En realidad la historia es autobiográfica porque está basada en la propia madre de Sally Wainwright que decidió encontrar a su amor de juventud por Facebook y se casó con él cuando era ya una viuda anciana.

Caroline y Kate se enamoran en Last Tango in Hallifax.

En Last Tango in Hallyfax se desarrollaba una historia de amor entre dos profesoras, Caroline y Kate, que tuvo mucho eco en Youtube y el movimiento lésbico fan. Sally reconoce que se arrepiente muchísimo de haber matado al personaje de Kate y que si volviera a escribir la serie, no lo haría.