Tag Archives: david chase

Escribiendo Mad Men

Betty Draper aparentemente lo tiene todo para ser feliz sin embargo sufre mucha ansiedad y le tiemblan las manos como hojas azotadas por el viento, tanto que tiene un accidente de coche cuando va con sus hijos. Betty tiene una brutal ansiedad y su médico le manda ir a un psiquiatra, lo cual preocupa a Don porque solo la gente infeliz va al psiquiatra. El guion de Mad Men.

Betty sufre mucha ansiedad. Pero hace poco por cambiar su vida.

Mad Men” también hace una increíble arqueología de la publicidad, y nos hace sentir nostalgia a los que nacimos, en el baby boom de los 70, de una época que nos hemos conocidos, y seguro que en España fue más triste y gris.

Un mundo machista

Don Draper ha enterrado a Dick Whitman. En la agencia las mujeres viven con normalidad los chistes y comentarios machistas de los hombres porque es lo que hay y es lo normal, ellos son jefes y ellas son secretarias. Una mujer es valorada por su belleza y punto. Porque es madre y punto. No hay nada más.

En el trabajo Don se queda prendado aunque se burla de un anuncio minimalista de Wolkswagen que no vende felicidad pero si una manera diferente de vivir. A él y a sus chicos les toca hacer un anuncio de laxantes. Frustración eres mi apellido.

Los integrantes de Mad Men evolucionan con el tiempo.

En el trabajo hay que hacer cosas que no te gustan.

D

Don Draper

La mayoría se deja apabullar por Don. La única que planta cara a Don es Rachel Menken que no se deja seducir ni amilanar por su autoridad superficial y su desprecia hacia su negocio de judíos.

Sin embargo llega un momento en el que Rachel y Don, en la azotea de los almacenes Menken, conectan como dos huérfanos perdidos en la noche grande y negra, dos huérfanos que nunca han conocido el amor.

No intente hacerme creer que nunca la ha querido nadie

Don Draper a Rachen Menken

Enamorado de la televisión

Mathew Weiner, creador de Mad Men, está enamorado de la televisión desde que era niño. Siempre quiso escribir para el medio. Una serie como “Los Soprano” resume y contiene todo lo que le encanta a Weiner de la televisión. “Cuando puedes contar con la intimidad, mirar las caras de la gente, observar sus objetos, contar momentos de silencio, verlos atravesar el espacio con todo el diálogo del teatro es una mezcla especial para alguien como yo”, dice Weiner.

La serie favorita de Weiner es “Los Soprano”, donde trabajó como guionista. iistasta.

Weiner siente hablar en sus cabeza a diez personajes de “Mad Men” cruzándose unos con otros. Confiesa que no sabe de dónde le viene la inspiración. “La inspiración viene de alguna parte pero mi psicólogo dice que eso es una manera de no aceptar los dones que tienes. Solo es mi imaginación, no tiene que venir de ningún lado”. dice Weiner.

Escribiendo a Don Draper

Weiner dice que Don Draper es diferente a él, aunque sólo sea por el hecho de que Don nació en peores condiciones que él. Pero sí es verdad que Weiner volcó su yo de 35 años en el personaje, puso mucho de él, de su insatisfacción, de su infelicidad “teniéndolo todo”.

Al final el piloto va de un tío que “es increíblemente afortunado, y ha luchado y luchado y luchado y al final ha conseguido lo que quería, lo cual no le pasa a todo el mundo, y cuando lo consigue, dice: ¿esto es lo que hay?”

Don vive en un estado mental de negación

El mayor miedo de Don Draper es la muerte, la crueldad de ser consciente de que vas a dejar de existir. Don se acerca al existencialismo para lidiar con el concepto de la muerte. Quiere controlar su miedo pero no puede. Hace muchas cosas para mantener su miedo a raya y sin embargo fracasa.

Don no quiere pensar en su miedo así que bebe y se sumerge en el sexo, viviendo en un perpetuo estado mental de negación.

Weiner tardó seis años en vender “Mad Men”. Mientras tanto trabajó de guionista en “Los Soprano” a las órdenes de David Chase, aprendiendo todo lo que podía de su mentor.

Weiner dice que no tiene ningún personaje favorito de “Mad Men” a la hora de escribir guiones. “Si me aburro con algún personaje, cambio a otro”. Eso sí, Weiner tiene claro que aunque el 90 por ciento de nosotros creemos que somos Don Draper o Peggy, en realidad somos Pete Campbell.

Muy deprimente. Muy, muy deprimente.

¿Me lo dices en serio, Mathew Weiner?

Puedes ver “Mad Men” en Amazon Prime Video.

El guion de Mad Men.

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

10 cosas que aprendimos con David Chase

El guionista David Chase con su ‘criatura’: Tony Soprano. David luchó con la depresión clínica, problema que todavía padece.
  1. Escribir cura. David Chase escribió “Los Soprano” porque necesitaba ayuda psicológica, necesitaba terapia, necesitaba una vía de escape para su depresión. David Chase tenía problemas con su dominante y sofocante madre, quien está reflejada en Los Soprano en el personaje de Livia, madre de Tony Soprano, reina del drama, pasivo agresiva y muy necesitada, que volcaba toda su negrura y sus lloros en David y le dejaba sin energía y sin ánimo. Su madre era incapaz de disfrutar de nada de la vida.
  2. A veces las secuencias se caen de los guiones y no pasa nada. Al escribir guion, a veces hay que sacar la podadora y cortar y no pasa nada. David Chase empezó escribiendo una secuencia, en el piloto de Los Soprano, en la que Tony Soprano abría los ojos y se desesperaba. Pero esa secuencia se cayó del piloto. En su lugar vemos la mirada de rabia y sufrimiento de Tony mirando una estatua mientras está sentado en la sala de espera de su psiquiatra, la doctora Melfi. A veces hay que matar a nuestras queridas criaturas.
  3. Contar con el rechazo es normal en este negocio. La cadena Fox no quiso Los Soprano porque no era ni drama ni comedia y además el personaje de Tony no era ‘atractivo’. Pero David Chase ni le sorprendió ni le amargó y se la acabó ofreciendo a HBO. La serie cambió los gustos de los espectadores hacia productos de ficción más complejos y de calidad. “No es televisión, es HBO.”
  4. No te lo creas. A pesar de que Los Soprano en su momento fue la serie estrella de HBO y marcó un antes y un después en la historia de la televisión, David Chase tiene los pies en la tierra, y dice que ahora le costaría mucho venderla a la misma cadena. “Compran algo y luego lo odian”, dice el guionista. No hay que creerse nada porque lo único que perdura es el cambio.
  5. Nadie en televisión es capaz de predecir lo que va a pasar. Ahora mola lo distópico. Todo es distópico. Los Soprano no lo es. David Chase nos hace partirnos de risa contándonos lo que diría HBO si le presentara ahora su serie Los Soprano.

Tony está demasiado gordo, es demasiado borde. ¿A quién le importa Nueva Yersey? Ya he visto a estos tíos antes. No interesa.

David Chase, imitando a un productor ejecutivo de HBO.

James Gandolfini, en sus años de instituto. El actor ganó un Globo de Oro y tres premios Emmy por su interpretación en Los Soprano.
Gandolfini murió el 19 de junio de 2013 en el hotel Boscolo Exedra de Roma debido a un ataque al corazón.

6. Tener una fecha límite ayuda. Cuando escribía para HBO los guiones de Los Soprano, David se tenía que dar prisa. “era como en el periodismo. Me excitaba.” Ahora echa de menos aquelloos años. Ha creado una nueva serie, una precuela de Los Soprano, con el hijo de James Gandolfini, interpretando al joven Tony, pero sin sentir esa urgencia de antes.

7. Lo que importa es la agudeza psicológica. El sello distintivo como guionista de David Chase es la agudeza psicológica. Ni más ni menos. Todos nos sentimos identificados con la relación tóxica que tiene Tony con su madre, pero también con las relaciones disfuncionales con su hermana Janice, o con su propio hijo, quien sufre problemas mentales y en la última temporada de la serie se intenta suicidar.

8. El poder de la empatía. No hay nada más radical que la empatía con otro ser humano. Y David Chase logra que empaticemos con Tony Soprano, que no deja de ser un sociópata y un asesino.

9. Los personajes negativos tienen su propio código moral. Tony tiene su propio código ético, y nos gusta ver cómo lo despliega y posee su línea roja que nunca cruza a diferencia del psicópata Ralph Cifaretto que asesina a una stripper del Bada Bing sin venir a cuento.

10. Tu vida es tu mejor fuente de inspiración. Como si de la doctora Melfi se tratase, David Chase obligaba a sus guionistas a hacer ‘terapia’ en la sala de escritura para luego aprovechar ese material autobiográfico en los guiones de Los Soprano.

Te agradezco que compartas esta entrada y sigas mi blog si te ha gustado. Me ayudas mucho.