Tag Archives: Fleabag

Personajes. Dios está en los detalles.

Dios está en los detalles

Un pequeño detalle de un personaje, un gesto mínimo, un hábito repetido por insignificante que sea. Mare vapeando su cigarrillo electrónico, Phoebe Waller Bridge torciendo el morro de asco y vergüenza, Mónica ordenando compulsivamente sus zapatillas de estar por casa. Así también se construyen los personajes. Dios está en los detalles.

Detalle a detalle.

Ansiedad, fuerza, desesperación, burla. Todo está en los pequeños detalles, a veces no verbales.

Phoebe Waller Bridge tiene una forma muy persona de beberse una copa. ¿Qué no?

Dios está en los detalles cuando construyes a un personaje. Los detalles nos hacen reales.

Muchas veces dice más lo pequeño que lo grande.

Personajes secundarios

Tampoco hay personaje pequeño por muy secundario que sea. ¿Os habéis fijado en que, por primera vez en la historia de la televisión, los vendedores de droga y drogadictos en la serie “The Wire” no son estereotipos, ni todos iguales, ni siquiera los que son muy personajes secundarios? Es el arte de David Simon para ir más allá a la hora de crear personajes secundarios y también personajes que, por culpa de su estigma social, se ningunean.

David Simon conoció a muchos de los personajes de The Wire cuando fue periodista de sucesos.

Dice Linda Seger en su libro Cómo crear personajes inolvidables, Guía práctica para el desarrollo de personaje en cine, televisión, publicidad, novelas y narraciones cortas:

“Muchas de las mejores historias son memorables gracias a sus personajes secundarios. Estos pueden hacer que la historia avance, precisar el papel del personaje principal, añadir color y textura, profundizar en el tema principal de la historia, ampliar la paleta de colores e incluso perfilar la escena o el momento más insignificante.”

“James Dearden lo sintetiza del siguiente modo: Dentro del contexto de la realidad, sin necesidad de exagerarlo, se puede lograr que los personajes secundarios resulten interesantes. Las historias tratan en gran medida de entretener, no en el amplio sentido de la palabra sino en el sentido de lograr que el público mantenga los ojos abiertos, el oído alerta y el cerebro activo. Son esos detalles los que logran que algo cobre vida.”

Cool.

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres conseguir la novela “Los crímenes de Atapuerca” pincha aquí.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

Biblia de una serie

La biblia es una obra que reúne los conocimientos relativos a una materia. Cualquier producto audiovisual antes de nacer siempre es papel. Para poder ver algo reflejado en la pantalla antes deberemos haberlo escrito. En el mundo televisivo, plasmar en papel una serie se denomina “la biblia”. Por tanto, la biblia es la descripción escrita del contenido de la serie a excepción de los guiones. Aunque en la actualidad las biblia tienden a incluir el guion del primer capitulo de la serie que se denomina “episodio piloto”.

Fleabag es la adaptacion de Waller-Bridge de un monólogo, con el mismo nombre, que representó en Fringe Festival de Edimburgo, con el que ganó el primer premio.

No existe una ley ni formato tipo que rija las características de las biblias. Tanto es asi que los analistas de las cadenas de televisión tienen sobre sus mesas multitud de biblias de folios blancos, rosas o amarillos, multitud de biblias con portadas a color, en blanco y negro, con imágenes, siluetas o gráficos, con más de cien páginas, con unas cincuenta o con apenas treintaycinco. En lo referente a la redacción de las biblias hay todo un galimatías de formatos diferentes.

En base a mi experiencia, a continuación, describo los puntos indespensables que ha de tener una biblia. Planteo una serie de pautas y reglas que permiten al lector escribir su propio proyecto de serie.

En el episodio “El Carrusel”, Don Draper hace una venta perfecta de un carro de diapositivas. La biblia tiene que vender tu serie.

Además de las pautas técnicas, artísticas y formales, que voy a compartir con vosotros en este blog, hay dos factores psicológicos imprescindibles a la hora de elaborar la biblia de una serie.

El sentido común

Es cierto que para definir este concepto tenemos que hacer un esfuerzo de imaginación y creer que la mayoría de la gente entiende por sentido común toda una serie de proposiciones relacionadas con la prudencia. Hay que tener siempre presente que la prudencia y la moderación venden más que la irreflexión y la insensatez. Por tanto, escribamos claro, sin circunloquios ni extravagancias, asumiendo riesgos que no nos dejen tirados y sin blanca a las primeras de cambio. Las biblias no son carreras de velocidad sino pruebas de fondo, verdaderos maratones para los que hay que estar muy bien preparados. Quien se crea que puede escribir la biblia en un solo día, hincará el pico.

Amor propio y confianza en tu historia

Pensamiento positivo. Te lo tienes que creer. Cuando una se cree lo que hace, genera en su entorno una fuerza positiva, una potencia de confianza y entusiasmo, que se transmite a los demás.

¿Cuántas veces nos quedado absortas ante un anuncio de teletienda que promociona una máquina milagrosa para hacer ejercicio que te quema los michelines o una crema obtenida de la baba de caracol? Muchas veces. eso se debe a la forma en la que nos venden el producto, al convencimiento del vendedor en que nos está ofreciendo lo mejor del mercado, que nos propone algo que va a mejorar nuestras vidas. Si nuestra serie está muy bien, es viable llevarla a cabo y va a gustar a la gente. Si tú no te quieres, si no crees en ti, ¿un extraño lo va a hacer?

Extracto del libro “Cómo crear una serie de televisión” de Gonzalo Toledano y Nuria Verde (Ediciones T&B)

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.