«Sucesión»: Tom, el personaje más irritante

Tom es tan irritante y bien educado, tan relamido y pelota que dan ganas de darle un cachete. Me recuerda a un compañero -por llamarlo de alguna manera- de mi oficina, R.R. En «Sucesión», Tom es un chico majo y ambicioso que proviene de la fría Minnesota, descendiente de campesinos noruegos, un outsider en esa familia tóxica que es la familia Roy, a la que Tom está tan desesperado por pertenecer. De hecho, cuando en una de esas cenas de Acción de Gracias terroríficas de los Roy, Tom anuncia que está orgullosísimo de casarse con esa familia, de entrar en esa gran familia, un miembro de esa familia, que te pone los pelos como escarpias, le dice que sólo se ha casado con Shiver, su hermana. A Tom Wambsgans, lo interpreta Matthew Macfadyen con gran credibilidad.

Mr. Potato

Hay algo torpe y asustado en Tom, que le salva de ser un psicópata como Roman, Logan, o Shiv. «Mr. Potato», así le llama con crueldad Nate, el amante de Shiver, mujer de Tom, se convierte en mentor aturdido y metepatas del gran y tierno Greg, mi personaje preferido en «Sucesión».

Nicholas Braun interpreta a Greg, el sobrino de Logan Roy.

Greg es el personaje más humano y, aún no descorazonado por los Roy, el personaje con el que más me identifico, solo y temeroso, inseguro y torpe en esa oficina de terror, llena de depredadores sin moral alguna, sociópatas sin escrúpulos, que gastan bromas continuamente a Greg, desconcertado y aturdido, perdido en un mundo que le supera con su crueldad, e impiedad. Adoro al sensible Greg que solo quiere esconderse en la azotea del edificio en el que se aloja la corporación Roy y fumar hierba, y recibir a fin de mes un buen sueldo.

Volvamos a Tom. Tom es un cagón pero le va la marcha. Quiere ser uno de esos ricos y poderosos que tienen privilegios y son masters and comanders en un universo en el que hacen lo que les da la gana. Tom quiere pertenecer al club de los elegidos del Olimpo de la casta del privilegio, porque la vida es increíble si eres rico, le cuenta Tom a Greg, su protegido, durante una cena en uno de los restaurantes más exclusivo de Nueva York.

Darwinismo social y económico

Pero la supervivencia es dura en «Sucesión», donde rige la ley del Darwinismo social y económico en ese mundo terrible donde o comes o te comen.

La serie es una brillante alegoría sobre el capitalismo más salvaje en el que el reina el rocoso y arrogante Logan Roy.

Tom es un peón en el tablero
de ajedrez de los Roy.

Lo que me pone de tan de mal humor con Tom es que, no siendo malo, imita los modales groseros de Roman, muestra un servilismo vergonzante con su futuro suegro, Logan Roy, y se muestra dócil y acomodaticio con Kendall cuando está en la cumbre.

Tom es un arribista, y como buen arribista es muy manipulable. Un tío interesado de la peor ralea, esclavo y servil, quien se somete a las caprichosas órdenes de su fría y mentirosa mujer, Shiver, con la ductilidad de un patito de goma.

Tom es un tipo al que insulta su suegro Logan delante de toda la familia Roy, diciendo a su hija que es una cobarde porque se va a casar con un tío dócil que no la va a traicionar. Y Tom se la envaina. Porque Tom se la envaina siempre.

Los Roy están enfrentados en una guerra intestina por conseguir el poder, como los romanos del Imperio, se apuñalan por la espalda, intrigan hijos contra padres, hermanos contra hermanos, en una batalla frenética, cocainómana, brutal y agotadora por matarse los unos a los otros para conseguir dominar una empresa millonaria de medios de comunicación y entretenimiento.

Shiver miente descaradamente a Tom, su marido, le engaña con Nate y le toma por un tonto útil y complaciente del que se sirve a su antojo.

Pobre Tom. Pobre, pobre Tom, quien es su peor enemigo.

En realidad el único que apoya a Tom no es el propio Tom, sino el lindo y patoso Greg, como fiel Sancho Panza de ese no Quijote que es Tom Wambsgans.

Tomo y Shiver, una pareja que es lo peor.

Greg y Tom forman un dúo genial. Creo que son los únicos que se quieren en «Sucesion». En este vídeo, los tenemos en acción.

Puedes ver «Sucesión» en HBO. Se acaba de estrenar su tercera temporada.