Tag Archives: kate winslet

Los mejores finales de series

YouTube Poster

El mejor final de series. Hablo con mi madre del final de “Mad Men”:

-No se si lo he entendido. Pero es fantástico. Es el mejor final que he visto de una serie.

Mamá me lo explica.

-Sí, lo has entendido-digo.

Luego mamá se enrolla sobre la cantidad de folleteo que hay en “Mad Men”, que es increíble. El Don Draper recién casado con la Megan, y ya está retozando en la cama con la vecina.

-Pero si se acaba de casar con Megan-grita mamá.

-Ya ves mamá. Este Don…

-No para.

-Es una vía de escape, el sexo, el alcohol, lo hace para no afrontar sus problemas.

No me gusta la deriva que ha tomado la conversación con mi madre.

-Y es increíble cuando lleva a los niños al prostíbulo en el que se crio. Pobre hombre…

-Hmmmm

-Menuda infancia. ¡Y tú te quejas de tu infancia!

-No me quejo.

-Sí te quejas…

-Megan…

-Ah no soporto a esa mujer ni a su familia. Me caen mal-remata mi madre.

Mi madre no soporta a Megan.

-Bueno, a mí tampoco me cae bien Megan.

-Qué tía más desagradable.

-Y al final Joan pasa de los hombres.

-Es que qué mal han tratado los hombres a Joan. Como para no pasar de ellos.

Mamá y yo hablamos de finales de series. Pero pronto me siento muy frustrada. Mamá no tiene HBO, de hecho “Mad Men” se la ve en DVD’s que compra por Amazon, flípalo, lorito.

Con mamá, no puedo hablar del final de “Los Soprano” ni de los de otras series que me han chiflado.

El final de “Los Soprano” es un final abierto, y me encantan los finales abiertos. David Chase se arriesgó al poner el punto final a su serie, además el creador de “los Soprano” tenía muchas presión encima. Lo cual siempre es una carga para un guionista.

¿Qué final de serie me ha gustado mucho últimamente?

El final de “Mare of Easttown” me encantó. Por favor, Brad Ingelsby que sea una miniserie cerrada, que no haya segunda temporada.

Odio que las miniseries se alargan en un bucle de temporadas.

Y a vosotros, ¿qué finales de series os han gustado? Se admiten apuestas.

Puedes ver “Mare of Easttown” en HBO.

Si te ha gustado el post, compártelo. Te lo agradezco porque me ayudas mucho.

El mejor final de series.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

La importancia del piloto

En Estados Unidos, los arranques de las series son cruciales. Los pilotos marcan el nacimiento o muerte de una ficción. El sistema americano de venta se asienta en un calendario preciso. En septiembre, los productores financian las grabaciones de los pilotos de sus series, pero, una vez terminados, presentárselos a las cadenas en pases privados. Cómo escribir un piloto.

Pueden pasar tres cosas:

1.Se rechaza el piloto.

El siguiente paso de un productor es intentar amortizarlo en el mercado de los telefilms. Actualmente, se están dando a conocer los pilotos rechazados por las cadenas para que la opinión popular presione para darles unas segunda oportunidad.

La serie “Nobody’s Watching” se salvó gracias a los espectadores.

Es lo que pasó con la serie “Nobody’s Watchig·, creada por Bill Lawrence, autor de “Scrubs” o “Spin City”.

Alguien colgó el piloto rechazado en YouTube y tuvo más de 300.000 descargas.

En un despacho de la NBC un productor ejecutivo dio vida a la serie encargando a Bill seis capítulos más.

La serie narra las aventuras de dos amigos muy locos que logran vender su propia serie a una importante cadena de televisión.

Cómo escribir un piloto.

2. El piloto entra en la parrilla en enero, a la mitad de la temporada.

Normalmente esto pasa porque se cancela alguna serie.

3. El piloto es admitido para la siguiente temporada.

El anuncio es en mayo y la emisión en septiembre.

Fragmento del libro “Como crear una serie de televisión” (ediciones T&B) de Nuria Verde y Gonzalo Toledano.

Cómo escribir un piloto.

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

“Mildred Pierce”: Kate Winslet y su lucha por mejorar en la vida

Años 30 en Estados Unidos, durante la Gran Depresión. Mildred Pierce (Kate Winslet) es una joven madre, con dos hijas pequeñas, quien toda su vida la ha pasado en la cocina de ama de casa. Su marido le es infiel y un día la abandona. Mildred se queda, con una mano delante y otra detrás, y buscará un trabajo para mantener a sus hijas, forzándose a si misma a evolucionar como mujer y obligándose a buscarse la vida. “Mildred Pierce” es un melodrama clásico, con todo el lujo y la ambientación de época de calidad de los que HBO es capaz.

“Mildred Pierce” me recuerda a mi abuela Felisa, la madre de mi padre, quien se quedó viuda tres años después de nacer mi padre, que tenía tres años, porque mi abuelo, un hombre guapo de bonitos ojos verdes y personalidad dulce, se murió de tuberculosis a los 28 años. Mi abuela no tenía nada, ni una profesión ni recursos económicos, pero contaba con la firme voluntad de sacar adelante a sus hijos y a ella misma. Y así lo hizo, en una época, en plena posguerra y dictadura franquista en la que no había ninguna ayuda para una madre que se hubiera quedado viuda, con dos hijos pequeños y sin un duro: ni guarderías, ni prestaciones de ningún tipo. Mi abuela mandó a sus dos hijos a un internado de curas y se puso a trabajar de auxiliar de enfermería en un hospital de tuberculosos en Navacerrada. Era lo que tenía qué hacer. Mi abuela se perdió la infancia y adolescencia de sus hijos, y aunque se lamentaba pocas veces, la vida era así, a veces me confesaba que le hubiera gustado nacer en otra época. Claro que Estados Unidos no es España y eso se ve muy bien en “Mildred Pierce”.

Intentos fallidos en la trama

La serie es un buen ejemplo para estudiar la evolución dramática de las tramas, y cómo, muchas veces, siguen un patrón que yo llamo “la pauta de los intentos fallidos” hasta lograr una acción del personaje que salga bien, aunque sea contra los propios deseos del personaje.

Analizamos el punto de arranque de la serie. Mildred tiene una fuerte discusión con su marido y esta la abandona de buenas a primeras. Ante su nueva situación se le plantea una necesidad ineludible que sirve de detonante de la acción: tiene que buscarse la vida, conseguir un trabajo para poner comida en la mesa.

Kate Winslet hace un papelón. En la imagen, abrazando a su dos hijas.

Mildred va a una oficina de empleo, la responsable le da calabazas, no hay puestos de recepcionistas ni secretarias. Mildred le dice que es una gran cocinera pero en plena Depresión nadie quiere dar trabajo a una gran cocinera. Primer intento fallido.

Mildred está a punto de conseguir un trabajo de camarera en un restaurante de postín pero se niega porque le parece humillante. Segundo intento fallido.

Mildred tiene una entrevista de trabajo con una mujer noble y rica que se va a casar, y necesita a alguien que le lleve la casa. Pero la mujer trata a Mildred, con tanto desprecio y clasismo, que ésta se rebota, y se marcha allí, con el orgullo intacto y sin un trabajo. Tercer intento fallido.

Mildred se refugia en una cafetería barata para lamerse las heridas mientras se toma un café cuando, de repente, una camarera roba la propina de otra, se produce una pelea con la camarera robada, el dueño despide a la ladrona, Mildred se ofrece a cubrir el puesto libre, convence al dueño, quien la pone a prueba y, al final, Mildred consigue el trabajo de camarera, ese trabajo que al principio de la trama ella dijo dijo que jamás querría. Fin de los intentos fallidos en un melodrama clásico.

Un melodrama clásico

La serie es una adaptación de la novela homónima de James M. Cain, publicada en 1941. Tod Haynes coge el material literario y hace una adaptación magnífica, emocionante, pero que se sostiene sobre los hombre de la brillante y maestra Kate Winslet. Es la actriz británica quien da vida a “Mildred Pierce” y hace que nos importe lo que le pasa a la protagonista. Con su carnalidad física, su expresividad emocional y su talento psíquico, insufla una energía a la serie que si tuviera a otra actriz protagonista, otro gallo cantaría.

Kate Winslet es un animal de la interpretación.

Puedes ver “Mildred Pierce” en HBO.

Si te ha gustado el post, compártelo. Te lo agradezco porque me ayudas mucho.

Un melodrama clásico.

Si quieres saber más de mí, curiosea mi Twitter.

¿Por qué no nos cuidamos a nosotras y cuidamos a los demás? Mare of Easttown

Mare y Colin, su compañero, que rompe las expectativas del espectador y de Mare. Piensas que va a ser un gilipollas integral, y en realidad es bastante tierno.

Mare of Easttown” toca un tema sensible: por tradición, por educación, las mujeres cuidamos de los demás pero no de nosotras mismas. En la serie, no sólo Mare es cuidadora nata porque cuida de su nieto como si le fuera la vida en ello, también su madre es cuidadora. Helen se ha trasladado a vivir con su hija después de la muerte de Kevin, cuida de Mare, de su nieta, Siobhan y de su bisnieto, Drew.

Pero la acción de cuidar alcanza también a la tercera generación de mujeres de la familia, afectando a Siobhan, quien no quiere irse lejos de su pueblo porque tiene miedo de que su familia se derrumbe otra vez y ella no esté allí para cuidarles.

Mare ha enterrado su dolor por la muerte de Kevin en lo más profundo de si misma.

Cuando Mare habla con su nuera Carrie sobre la custodia de Drew, le dice:

-Drew tiene que estar con quien le cuida.

¿Y quien le va a cuidar mejor Mare o Carrie?

Mare.

Atención spoiler.

Lori, la mejor amiga de Mare, también es una cuidadora. Cuida de sus dos hijos -y su hija menor tiene Sindrome de Down- y luego cuando encarcelan a su marido, John, este le pide que cuide de otro hijo fuera del matrimonio, D.J,. el hijo que tuvo con Erin, la chica asesinada.

Cágate lorito. Tu marido te es infiel, deja embarazada a una menor, y luego tú cuidas del hijo que tu no santo ha tenido con la adolescente.

Es mucho.

Julianne Nicholson interpreta, con una verdad estremecedora, a Lori.

Pues lo alucinante es que Lori lo hace. Lori cuida, con cariño, de ese bebé. Y está con él mientras el pobre llora antes de su operación de oído.

Lo hace y no nos extraña ver a Lori cuidar de D.J.

¿Algún hombre en su situación lo haría?

A las mujeres nos educan para cuidar.

Cuidar de nuestros padres, de nuestros hijos, de nuestros nietos, incluso de los hijos de otros.

Échale hilo a la cometa. Somos mujeres.

La historia de amor de Siobhan y Anna. Segunda parte

-No quiero ser la razón por la que te quedes-dice Anne.

¿Y si no te doy eleccion?-responde Siobhan.

Uno de los puntos a favor de la serie “Mare of Easttown” es la historia de amor entre Siobhan, hija de Mare, y Anna, una chica más mayor que ella que le da alas como el Red Bull, y que no quiere poseer a Siobhan y sobre todo no quiere convertirse en la estúpida razón por la que la chica decida quedarse en ese pueblo maldito y familiar, con fuertes lazos en su comunidad, y desaproveche la posibilidad que tiene de estudiar en Berkley y se quede en un agujero sin futuro como Easttown.

¡No te quedes Siobhan, aunque pierdas a Anne! Tú te mereces algo mejor que Easttown. Vive tu vida porque es la única que tienes, no tienes otra guardada en la maleta.

La historia de tierno amor juvenil, con la inocencia que rezuma el primer amor, aun el alma sin contaminar por la experiencia desgastante de la edad adulta, es la delicadeza con la que se expresa la serie.

-Las cosas importantes a veces no tiene que durar para siempre-dice Anne a Siobhan, en un gesto de generosidad porque es obvio que en cuanto la adolescente se vaya a Berkley, su historia de amor se acabará. Pero Anne es lo suficientemente madura como para desear el bien de su novia y no querer atarla a una vida limitada en Easttown.

No sé si mis padres querrán que me vaya- dice Siobhan, pero eso suena a excusa barata Siobhan. Pero también es muy cierto que tienes miedo por tu madre, no quieres que se derrumbe sin que tú estés, porque no podrías soportar perder a tu madre y sabes muy bien que tienes problemas con la depresión.

Y luego estamos nosotras-añade Siobhan.

Solo llevamos juntas dos meses. He tenido resfriados que me han durado más.

-¿Estás comparando lo nuestro con un resfriado?-pregunta Siobhan.

Siobhan está en buenas manos, en las manos maduras de Anne, que no la van a anclar en Easttown.

Siobhan teme por la estabilidad mental de su madre, Mare.

Como cantaba Sabina:

-Hay amores eternos que duran lo que dura un largo invierno.

A veces esos amores son los mejores.

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter

Foodporn con Kate Winslet en “Mare of Easttown”

Uno de los grandes crímenes del siglo XXI es que las mujeres no podemos comer en una serie de televisión, no podemos salir zampando cosas ricas que engordan. Si eres una tía hacer la gotxa es un crimen de lesa humanidad, quedas peor que si matas a toda tu familia. Hay una gordofobia alarmante en la sociedad, y en la ficción aún más. Adoro a Mare de “Mare of Easttown” porque es tan gotxa como yo.

Vamos a hacernos una de foodporn con Kate Winslet, que recordemos no dejó que le borraran el michelín con el hombre-cañon-Guy Pierce durante la escena de sexo.

¿En serio?

¿Qué es lo que más engorda? ¿Que es lo que una mujer no puede comer nunca aunque haya tenido un día de mierda?

Patatas fritas, pizza, hamburguesas, salsas, dulces. Bueno pues Kate Winslet se pone hasta arriba y sin pudor.

Confieso que ver a Mare me ha liberado, yo, que veía masoquistamente el programa de DKISS “Mi vida con 300 kilos” para sentirme muy culpable y no acabar así.

Como decía el cachondo de Aristóteles: ¿Habrá un termino medio no?

Tranquilizador, muy tranquilizador ver a una mujer zampando en televisión y no es obesa mórbida ni come rabanitos con salsa de kimchi.

Kate Winslet lo tuvo cuesta arriba cuando empezó su carrera de actriz. Incluso antes: sus compañeros le hacían bullying en el Instituto y sus profesores le dijeron que solo le darían los papeles de chica gorda.

Sin embargo Kate persistió en su vocación de convertirse en actriz. Aunque le afectó a su autoestima las burlas de sus compañeros, quienes incluso llegaron a encerrarla dentro de un armario.

Algo que le preocupaba a Kate era que no se parecía a las actrices de Hollywood. “Yo estaba gorda. Y no conocía a ninguna actriz famosa que estuviera gorda. Soy muy sincera. Un niño gordo siempre es un niño gordo. Si he pensado que parecía un tanto defectuosa.. Y creo que todavía sigo sintiéndome un poco así”, dice Kate Winslet.

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres conseguir la novela “Los crímenes de Atapuerca” pincha aquí.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

No soporto a mi madre. Mare of Easttown. Matrofobia I

Mare me cae muy bien entre otras cosas porque se lleva muy mal con su madre. Ese antagonismo con su mamá me encanta. Ya vale de relaciones ñoñas con las madres en ficción. Hay madres que sacan lo peor de ti. Como Helen. Un poco de matrofobia no hace daño.

No es que sea mala, no, no es eso. Es que Helen dice a Mare justo lo que no quiere oir. ¿Os suena?

Helen hunde aún más a su hija, cuando Mare necesita más consuelo, cuando la caga con Carrie, por ejemplo, Helen dice cosas como que no hay que hablar mal de los muertos, y otros tópicos maternos, Helen le dice que no trabaje demasiado a Mare, que si a ver si se va a concentrar demasiado en investigar un caso, ¿le diría eso si fuese un hombre?

Ni de coña.

Además Helen también tiene cosas a favor, personajes multidimensionales, por favor: es más alcohólica que Mare, lo que ya es decir, porque trasiega Manhattans como si fuesen horchatas,incluso se cae y está a punto de romperse la cadera, lo que hubiera sido la puntilla y vuelta al ruedo para Mare y quiere a su nieto Drew un montón.

Helen es una madre tocaovarios que te cagas. No me extraña que Helen se escape tanto al pub del pueblo y beba tanta cervecita Rolling Rock. Tras un día matador en la oficina, tu madre tocándote los ovarios, y diciéndote todo lo que haces mal.

¿Tienes la autoestima por los suelos? No te agobies. Una charla con tu madre a la hora de la cena y te sentirás menos que cero.

-¡Gracias, mamá-grita Mare.

Además Helen es la típica madre que hasta liga con tu novio y se derrite de forma vergonzosa y te hace pasar un bochorno espeluznante cuando alguien tan estupendo como Guy Pierce, ese hombre-cañón, viene a verte.

Coño, que no vuelve este cañón por culpa de tu madre.

Y Mare vive en Esattown, una tierra de nadie:

Odio a mi madre, me empuja al alcohol y al vapeo.

Los agujeros del guion. Mare of Easttown

Atención spoiler. No leas esta entrada si quieres que no se desvelen partes importantes de Mare of Easttown. Me veo obligada a ello para escribir de uno de los principales problemas de los guiones: los agujeros de guion.

¿Que es un agujero de guion? Un agujero de guion es un cabo suelto que no se explica en la historia porque no sigue su lógica narrativa. Es muy muy difícil no tener un agujero de guion, sobretodo en el género thriller.

Guionistas tan experimentados como Brad Ingelsby los tienen, tienes suerte si tienes un solo agujero en el guion. Lo normal es tener más agujeros en el guion que un queso gruyere si escribes un serie policiaca. Esa es una de las razones para usar tu análisis analítico y reescribir.

El agujero de guion de Mare of Easttown

Brad Ingelsby hace un innovación en la estructura de su guion de Mare of Easttown. Normalmente en las series de temática thriller (véase The Killing, por ejemplo) lo que hace el guionista al escribir la historia es lo siguiente: se centran las sospechas sobre un posible culpable del asesinato en cuestión, se lleva esa sospecha a su límite de conflicto y luego se descarta a ese culpable cuando se demuestra su inocencia. Pensad en ello. Pasa en las series en las que se quiere responder a la pregunta: ¿quién lo hizo?

¿Estás seguro de lo que haces Brad?

Pero ¿que hace Brad Ingelsby en Mare of Easttown? Como guionista mantiene la sospecha sobre los sospechosos: sobre Dylan, sobre el padre Mark, y sobre John Ross. Y esa decisión, arriesgada aunque potente desde el punto de vista estructural de la historia, le mete de lleno en el agujero de guion de Mare of Easttown.

Bomba, bomba, bomba del guion

Vemos como Dylan tiene mucho interés en quemar los diarios de Erin, vemos que incluso persigue y ¡amenaza con una pistola a Jess!, la mejor amiga de Jess, advirtiéndole de que no hable. ¿Por qué se mete en semejante berenjenal si no es el culpable?

¿Cuál es la explicación del comportamiento de Dylan? Agujero de guion.

Briana siembra la sospecha sobre Dylan al decir que, cuando se despertó esa noche del asesinato de Erin, el chico no estaba con ella, bueno, raro, raro que Briana haga eso, pero Brad lo fuerza para mantener la sospecha sobre Dylan, el chico dice que salió a fumar un cigarro y a dar una vuelta, lo cual es verdad, pero en ese momento creemos que es mentira, pero luego a Dylan le entra una manía homicida contra Jess, raro, raro, rarísimo si es inocente como luego se ve.

Os desafío queridos lectores a que justifiquéis ese agujero de guion. ¿Por qué actúa así Dylan? ¿Es de verdad un agujero de guion o no?

Si te ha gustado el capítulo, compártelo con alguien que creas que lo disfrutará. Te estoy muy agradecida. Me ayudas mucho.

Si quieres conseguir la novela “Los crímenes de Atapuerca” pincha aquí.

Si quieres curiosear más sobre mí, échale un vistazo a mi Twitter.

Madres e hijas. Mare of Easttown

Siobhan es la hija adolescente de Mare. Se pelean pero se quieren. Siobhan es una chica inteligente y bondadosa (defiende a Erin cuando Brianna la pega en el bosque ante la pasividad absoluta de sus compañeros y del padre de su hijo) Siobhan saca buenas notas, y es madura para su edad. Demasiado madura para su edad. Siobhan está obsesionada en cuidar de su familia, muy en especial de su sobrino Drew y de su madre. ¿Qué adolescente hace eso? Mare solo quiere que su hija aproveche la oportunidad de ir a una Universidad mejor y se marche del pueblo.

Angouri Rice es la actriz que interpreta a Siobhan, la hija de Kate Winslet.

Además Mare y Siobhan tienen las típicas y reconocibles peleas de madres e hijas en la edad del pavo.

Su cuarto es un puto desastre y huele a maría.

Mare sobre el cuarto de su hija

Siobhan se esfuerza por superar la pérdida de su hermano, asimilar el dolor, aceptar su muerte. Pero a la vez se ve dominada por la rabia porque fue ella quien encontró a Kevin colgado en el altillo. -Eso no me tenía que tocar a mi, le grita a su madre, no lo tenía que encontrar yo. Y su madre la consuela, porque sabe que su hija dice la verdad. A veces la vida es una auténtica putada.

Siobhan está haciendo un documental sobre su hermano. Muchas de sus acciones están relacionadas con su tristeza, con lo perdida que se siente, con ver a su madre sufrir tanto. Siobhan se lleva mejor con su padre, que es profesor de instituto y está más entero que su madre.

Una joven que cuida de su familia y le preocupa que se derrumbe en su ausencia.
Siobhan se enamora de Anne, una mujer muy especial, quien la guía en el proceloso camino de la vida.

Crecer antes de tiempo

Siobhan es muy joven para tener tanta responsabilidad. Para cuidar por Drew, el hijo de Kevin, y hacer de enlace entre su abuela y su madre porque saltan chispas entre ellas la mayoría de las veces.

A Siobhan le ha tocado crecer demasiado deprisa, forzada por las circunstancias, por el suicidio de su hermano. Además la atención de su madre siempre ha estado centrada en Kevin, el problemático. Siobhan está bien. ¿O no lo está? ¿No es demasiado madura para su edad? ¿O es que se lo traga todo?

Como toda su familia está hasta arriba de problemas, y gordos, sus padres no se preocupan mucho por ella que parece estar bien. ¿O solo lo aparenta? Si está mal no se lo va a contar a su madre. Eso seguro.

Además Siobhan es una pacificadora nata, una mediadora, su rol familiar es apagar fuegos pero esa actitud coloca a la adolescente en una peligrosa tierra de nadie.

Mamá, dame un respiro.

Pero, en realidad, lo que le preocupa a Siobhan de verdad no puede contárselo a su madre porque su madre, si se lo cuenta, la mentiría para que ella volara libre, y la chica es lo suficientemente madura y ama lo suficiente a su familia para saberlo.

Lo que le agobia a Siobhan es darle vueltas a:

-¿Que va a pasar con la familia cuando yo me vaya? ¿Va a estar bien mi madre? Y Drew? ¿Que va a pasar con Drew?

Porque Siobhan es una variación sobre un mismo tema que nos afecta a las mujeres.

Las mujeres somos educadas para cuidar a los demás, no para cuidar de nosotras mismas. La sociedad nos elogia cuando cuidamos o no nos elogia y da por hecho ese papel femenino.

Las mujeres somos educadas para escuchar, servir, ocuparnos de ancianos y niños, para poner a los otros primero, por encima de nosotras.

Pero eso ya le ha pasado a Mare. No va a permitir que a su hija le pase lo mismo.

El esfuerzo emocional de cuidar de los demás. Mare of Easttown

Kate Winslet aprendió el acento local para interpretar a Mare.

Al principio de la serie Mare of Easttown, Mare después de trabajar todo el día en un caso de una chica desaparecida, antes de ir a casa, va a un acuario de su pueblo para comprar a su nieto Drew que ella cuida, una tortuga y un cajón de cristal para la tortuga. El dueño intenta venderle un invento sofisticado y caro, pero Mare se niega, diciéndole que su nieto tiene problemas con las cosas complicadas, que va con retraso. En esa línea de guión con el dueño de una tienda ya nos damos cuenta de que Drew tiene problemas, no sabemos muy bien cuáles, y que Mare, en su vida personal, cuida y se preocupa de su nieto, con quien poco tiempo después. Luego, ya en casa y el hecho de ir al médico con su nieto, nos damos cuenta de la vida personal de Mare está centrada en cuidar emocionalmente a los demás, y de repente ves el enorme esfuerzo psíquico que la acción de cuidar supone, incluyendo en el lote las batallas cotidianas y repetidas con una hija adolescente en la edad del pavo. ¿En cúántas series has visto eso?

Qué estrés

Es una revolución

Mostrar a un personaje al cargo de una investigación policial y que además es la protagonista de una serie, centrándose en su trama personal en el esfuerzo emocional de cuidar a las demás y en la desesperación más absoluta por no haber podido evitar el suicidio de su hijo mayor, Kevin, es una revolución.

¿Qué hacen los inspectores hombres en su vida personal? ¿Qué hacen las inspectoras mujeres que acostumbramos a ver en las series? Vivir una vida personal desolada de mierda o tirarse a todo lo que se menea mientras beben whisky.

Vale. Queda claro.

Mare, con su madre Helen y su nieto Drew, en misa.

Por primera vez en una serie thriller, con dos casos policiales potentes: la desaparición de Katie y Missy, y el asesinato de Erin, se retrata a una inspectora que hace un esfuerzo emocional de cuidar a la gente de su pueblo, y a su propia familia, muy en especiual a su nieto Drew que tiene tics nerviosos y un retraso cognitivo.

Lo repito porque nunca ha pasado. Y el problema de Mare es que se vuelca en los demás, los cuida lo mejor que puede pero no se cuida a sí misma. No está educada para ello.

Cuidar agota

Cuidar a los demás cansa, es un esfuerzo emocional que te desgasta por dentro y te desgasta por fuera. Cuidar a los demás es agotador y está muy poco reconocido

Además Mare no quiere decepcionar a la gente, ni a su familia, ni a su jefe, ni a la gente de su pueblo, ni a sus compañeros de la policía. Pero lo hace. Y eso la llena de culpa y pesar.

Colin y Mare hablan del caso de las chicas desaparecidas y del asesinato de Erin. Por una vez no están bebiendo una birra.

Mare cuida de la viejecita que ve a un mirón obsesionado con su nieta, y de su amiga Betty cuando su hermano yonki la roba, tambien de su amiga Lori y de su hija con síndrome de Down, Mare cuida de su madre, con la que no se lleva bien, de su hija adolescente y muy en especial de su nieto Drew.

Y eso es lo que le dice a su nuera, Carrie:

-Drew tiene que estar con quien le cuida.

¿Y quien le va a cuidar mejor Mare o Carrie?

Mare.

Mare con su compañero Colin, interpretado por un espléndido Evan Peters.
Durante el rodaje de Mare of Easttwon en los condados de Chester, en Filadelfia.

Terapia

La primera vez que Mare va a terapia con una psicóloga es por obligación. Su jefe le pide que se coja la baja y la fuerza ir a terapia. Gracias a Dios, la psicóloga es normal. Habla poco, pero es compasiva y crea un espacio seguro que permite a Mare abrise a su ritmo, logra ayudar a su paciente de verdad, sin grandes parrafadas ni alharacas tal y como son los estereotipos de psicológos en las series. La verdad que destilan Mare y su psicóloga es impresionante también por su normalidad.

Su psicóloga es alguien que cuida a Mare, alguien que le pregunta como está y qué hacer para sentirse bien.

Mare no está acostumbrada a que le hagan esas preguntas. Ella esta acostumbrada a cuidar a los demás, no que la cuiden a ella.

Pero la última vez que va a la psicóloga no es porque a Mare la obliguen, sino porque ella va a pedir ayuda. El personaje ha dado un paso importante en su proceso de curación y, desde el punto de vista del guion, en el arco de transformación como personaje.

-Está volviendo el pánico por las expectativas de la gente-dice Mare a su psicologa.

¿Qué te haría sentir bien?

No se me ocurre.

Conocernos a nosotros mismos

En el viaje de la heroína en de Mare, el último paso es afrontar el dolor por la muerte de Kevin, porque el dolor que no se procesa ni se llora, el dolor que se entierra en la sima nega de nuestro ser, no desaparece sino que reaparece como un fantasma demente y purulento, envuelto en niebla y terror, con ropajes angustiosos y nos hace sufrir una y otra vez.

El personaje para transformarse y completar su arco de cambio tiene que conocerse a sí mismo, saber las cuestiones que tiene que afrontar, conocer las cosas que tiene que hacer para estar bien. Pasar de la negación, el silencio y la ocultación a la luz.

El viaje de la heoína de Kate Winslet.

Durante la última sesión de terapia, entre Mare y su psicóloga, esta última confiesa:

-Me preocupa que no hayas superado el luto por la muerte de Kevin.

Kevin, el hijo que perdió Mare.