Tag Archives: mejores series de hbo

The White Lotus: un ejemplo de piloto de libro

Cómo se escribe un piloto
The White Lotus es una miniserie que tiene lugar en un resort de Hawai.

La construcción del piloto de la miniserie de HBO The White Lotus es prometedor y puede enseñarnos cómo se escribe un buen piloto. La serie empieza con un teaser a modo de gancho que capta la atención del espectador. Un hombre joven espera en la sala de un aeropuerto, unos viajeros le preguntan si está de vacaciones, el tipo contesta que de luna de miel, en el resort The White Lotus. ¿No es allí dónde ha muerto esa mujer? El tipo mira hacia el ventanal y ve cómo introducen un ataúd en la bodega del avión. Su mujer. Corte a créditos. La llegada de gente rica de vacaciones a un hotel de lujo en una isla paradisiaca. Hawai.

La pareja de recién casados que no son tan felices como deberían ser.

Lo que viene ahora es la presentación de los personajes que se hace en el barco que navega hacia la isla a través de las miradas de la hija rica y su mejor amiga, adolescentes malas y clasistas, con la suficiente mala leche como para retratar al elenco de personajes con un toque satírico e irónico.

Pronto, en la recepción de bienvenida en la isla por parte de la dirección del hotel, y una ayudante, de la que descubrimos luego que está embarazada, a la que el director critica por su desaliño y su gordura, hay más presentación de personajes y se establece el tono de la serie: comedia con toque muy mordaz, hay lucha de clases, los ricos también lloran y se aburren, y los ricos son diferentes, y no sólo porque tengan más dinero. También se establece el tono: la sátira, no es un dramón. Y el tono sarcástico a lo Todd Solondz y agudo que va a tener The White Lotus.

El momentazo de la recepción de los huéspedes. En la imagen, el director y su ayudante.

Los personajes son contradictorios. El director es un capullo pero también un alcohólico en recuperación, quien se da cuenta al final del episodio de lo mal que ha tratado a su ayudante cuando la chica da a luz en su propio despacho, primer día de curro y de parto. La pareja de recién casados: él es un niño rico pero quiere a su mujer aunque se obsesione hasta límites histéricos pero muy reales con la habitación que les han dado, su mujer es la más normal, una chica que no pertenece a la clase alta ni adinerada, un pez fuera del agua. Luego está la mujer con la urna con cenizas de su madre que está decaída y sufre múltiples males espirituales y físicos, y no acepta un no por respuesta cuando quiere que le den un masaje. A continuación conocemos a una familia rica pero infeliz, con la hija y su amiga, arrogantes y cómplices, que se aburren, un hijo autista al que su padre quiere arrastrar a deportes acuáticos, una madre desbordada, y un padre angustiado porque cree que padece un cáncer de testículos.

Nadie escapa al sufrimiento en esta vida aunque seas muy rico.

Las dos amigas populares, guapas y ricas que dan miedo.
El comité de acogida de The White Lotus.

Lucha de clases. Por un lado los sirvientes del hotel, por otro los ricos de vacaciones que quieren satisfacer sus más mínimas necesidades porque para eso han pagado un pastón en Hawai.

Lo más interesante es que la isla no acaba siendo un paraíso, al más estilo John Cheever, los personajes no disfrutan de las habitaciones suntuosas, del magnífico buffet de desayuno ni de las aguas cristalinas del Pacífico, sino que se sienten incómodos y molestos, con un malestar mental que los deja insatisfechos. Están de vacaciones en un sitio maravilloso. Se supone que deberían estar gozando como perros, pero no lo hacen.

¿Por qué? Por un lado está el tema de las expectativas infladas, por otro la tortura mental de su mente y la comodidad a la que están acostumbrados, por otro su falta de lazos afectivos y por último las vidas tan poco naturales que viven los personajes. The White Lotus daría para todo un tratado de psicología cognitiva y un manual estoico.

Los personajes son neuróticos, miserables, despreciativos, insatisfechos. Y todas las tramas dan una horrible vergüenza ajena.

Seguiré viendo The White Lotus.

Puedes ver esta serie en HBO.

El origen de Shtisel

El creaador de la serie Shtisel es Yehonatan Indursky. En Israel los niños haredíes sueñan con ir a una yeshiva de primera y los niños laicos con estudiar en una escuela de cine. Yehonatan soñaba con ambas cosas.

Yehonatan Indursky es el creador de Shtisel, proviene de una familia ultraortodoxa.

Sus padres le apoyaron cuando Yehonatan decidió dejar Penevez Yeshiva (la Harvard de las yeshivas) y abandonar su comunidad religiosa.

Pero con él se llevó un mundo: el de los haredíes ultraortodoxos que luego plasmó en los guiones de Shtisel.

Soy un hombre afortunado. Mis padres me dijeron que no importaba el camino que eligiera, siempre me aceptarían

Yehonatan Indursky

Shtisel es la historia de una familia.

Un corto sobre los ultraortoxos

El origen de la serie Shtisel es muy curioso. Durante la grabación de un corto sobre su niñez, Yehonatan se vistió como un judío religioso ya que tenía que ir a su antigua yeshiva. Estudiaba a la escuela de cine y televisión Sam Spielgel. Un compañero lo vio en el autobús pero no le reconoció.

Sentí una alienación que no me podía explicar a mí mismo. De repente me di cuenta de cómo los laicos miran a los religiosos en Israel. No es odio. Es que no los ven.

Yehonatan Indursky.

Michael Aloni interpreta al hijo menor de Shulem, Akiva.

Dice que ese momento fue el chispazo que dio vida a Shtisel, que se desarrollo cuando conoció y habló con el otro creador de la serie, Ori Elon. Sería la historia de una familia ultraortoxa en el barrio de Geula. La madre de los Shtisel ha muerto. Shulem trabaja en un jéder. Seguimos las aventuras y desventura de Shulem y sus hijos.

La serie ganó la versión israelí de los Premios Emmys en 2013.

La celebración del compromiso de boda entre Shulem y Menukha, la casamentera.

Yehonatan se encontró con antiguos profesores de su yeshiva a los que les había encantado la serie. Nos cuenta que el actor que interpreta a Shulem, Doval Glickman, se iba a los cafés haredíes para observar cómo se movían los hombres, sus gestos más mínimos, hasta como sostenían un cigarrillo.

En un viejo café haredí que se llama Shtisel del barrio religioso de Jerusalen, Yehonatan y Ori crearon la serie: conversaciones, cervezas, cafés y miles de horas tomando notas, y hablando.

Yehonatan y Ori estaban frustrados porque todas las series que retrataban el mundo ultraortodoxo lo hacían de manera negativa. Los protagonistas abandonaban esa comunidad y eran rechazados por sus familias.

Shulem va a visitar a su madre Malka a la residencia y mantienen conversaciones surrealistas.

Los dos guionistas decidieron crear Shtisel, basándose en sus recuerdos de niñez y adolescencia dentro de la comunidad, y tratando a los Shtisel como a una familia normal, con problemas y alegrías, humanizando a sus miembros.